Turismo en la naturaleza post COVID

Turismo en la naturaleza post COVID

Foto AAPN

Por la crisis que estamos sufriendo se intuye que los turistas buscarán servicios y productos turísticos en la naturaleza donde se sientan seguros, denominando “libre de COVID-19” a las zonas y actividades menos masificadas

Por Prof. NORBERTO OVANDO*

Turismo rural, de naturaleza y ecoturismo

La consultora DNA Turismo y Ocio, en su último informe del impacto de la COVID-19 sobre el turismo apunta que, “Las actividades y experiencias que más rápido se recuperarán son las de turismo rural, de naturaleza y el ecoturismo, al prestar sus servicios en un espacio abierto y natural acorde con los nuevos comportamientos y actitud de la demanda turística donde primará la sensación de soledad, seguridad, contacto con la naturaleza y la no masificación”.

El ecoturismo se encuentra dentro del turismo alternativo que busca replantearse el actual modelo turístico de masas. Hay que diferenciar turismo de naturaleza de ecoturismo. No todas las actividades turísticas realizadas en un ambiente natural pueden definirse como ecoturismo. Este tipo de turismo tiene en cuenta a las comunidades locales y el entorno natural, fomentando su conservación.

El término ecoturismo fue definido, originalmente, por la Sociedad Internacional de Ecoturismo (TIES por sus siglas en inglés) en el año 1999 como: “El viaje responsable hacia áreas naturales para conservar el medio ambiente y mejorar el bienestar de la población local”.

El fin último del ecoturismo es reducir el impacto negativo que el turismo general suele tener sobre el entorno natural, social y cultural, y de esta forma proteger las zonas naturales utilizadas como centros de atracción del ecoturismo.

El ecoturismo se basa en la educación ambiental o la interpretación de la naturaleza, destacan las siguientes actividades: la observación de ecosistemas y de las especies que lo conforman (avifauna, flora, etc.), talleres de educación ambiental, safari fotográfico, rutas interpretativas, senderismo y más.

Nuevo paradigma

Cada día más investigaciones afirman que la pandemia está acelerando los cambios en el sector, obligando a replantear los modelos de turismo para actuar ante las crisis ambientales.

Este nuevo paradigma abandonaría, temporariamente, el modelo de colonialismo cultural y explotación de recursos, a favor de un sector que mantenga una relación más igualitaria con el destino local, donde se promueva y conserve el medio y la cultura originaria. En este sentido el ecoturismo presenta una mejor adaptación.

Además, este tipo de turismo posee una serie de ventajas frente a la epidemia del coronavirus:

  • Sus actividades se hacen en el exterior, ampliándose el distanciamiento físico.
  • No existen grandes aglomeraciones de personas, ya que se tiene muy en cuenta la capacidad de carga de los destinos.
  • Se tiene en cuenta la no afección del medio, lo que permite minimizar los riesgos.

Pero, también, es un tiempo para repensar e innovar hacia nuevos productos que potencien el turismo basado en la riqueza del patrimonio natural y cultural de los pueblos.

El Director internacional de la Fundación Red Iberoamericana de Ciencia, Naturaleza y Turismo (RECINATUR) afirmó, “Que los estragos por la pandemia para el sector turístico, será un golpe duro al turismo cotidiano, el turismo en masa y que se centró siempre en sol y playas, pero que al mismo tiempo será una oportunidad para el sector rural”.

La Asociación Amigos de los Parques Nacionales (AAPN) considera “inaplazable” para qué se aplique un cambio del modelo turístico post COVID-19 que “garantice la viabilidad del sector y la conservación de los recursos naturales”.

Para la ONG es “imprescindible” que se tomen las medidas urgentes y necesarias para que el turismo sea, en todos los casos, “respetuoso y sostenible”, a la vez que se condicionen las ayudas y apoyos al sector a aquellos agentes que cumplan dichos criterios. Asimismo, considera «fundamental» que los consumidores exijan y primen la calidad ambiental a la hora de seleccionar destinos turísticos.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por sus siglas en inglés) alienta y ayuda a las sociedades de todo el mundo a conservar la integridad y diversidad de la naturaleza y asegurar que todo uso de los recursos naturales sea equitativo y ecológicamente sostenible.

En el momento que los gobiernos y el sector privado se adentran en el camino de la recuperación, será el momento de seguir avanzando hacia un modelo de turismo más sostenible en lo económico, lo social y lo ambiental; al tiempo que los planes de recuperación deberán contribuir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y al Acuerdo de París.

Al respecto el secretario general de la Organización Mundial de Turismo (OMT), Zurab Pololikashvili, afirmó: “La sostenibilidad no debe ser ya un nicho del turismo, sino que debe ser la nueva norma en todos y cada uno de los segmentos del sector”.

Naturaleza es salud y bienestar

Los entornos naturales juegan un papel fundamental en el turismo, pues no solo tienen un alto valor paisajístico, sino que ayudan a promover la salud y prevenir las enfermedades. Para ello, se deben establecer una serie de pautas que garantizan la seguridad del ciudadano y del medio ambiente, recomendando que se respeten las medidas de distanciamiento físico, se organicen con antelación las visitas, se eviten las aglomeraciones y se mantengan las debidas precauciones.

Recomendaciones

Disfrutemos de la naturaleza de una manera responsable.

Está demostrado científicamente que estar en la naturaleza nos reporta múltiples beneficios y refuerza nuestro sistema inmunológico. Acercándonos a ella podremos sentir y comprender que seguimos dependiendo de sus habitantes y procesos. La naturaleza es nuestra primera medicina.

Mantén la distancia física de seguridad y toma todas las precauciones posibles para prevenir la COVID-19. Si visitas un espacio protegido atiende a las indicaciones del personal responsable y sigue las instrucciones de seguridad que se establezcan.

Cuando recorras una senda o un camino en el bosque, atravieses un paraje natural, acudas a un observatorio de aves o hagas cualquier otra actividad en la naturaleza, recuerda: no dejes ningún rastro de tu paso, que no quede ningún desperdicio ni haya ninguna alteración.

En estos últimos meses de pandemia la naturaleza ha tenido un respiro de la actividad humana. Procuremos que las visitas sean respetuosas para no perturbar a la flora y fauna silvestre.

Conclusión

Los destinos que más rápido se recuperarán serán los que tengan un portafolio de ofertas y experiencias basadas en productos al aire libre y en contacto con la naturaleza.

Los destinos deberán centrarse en realizar campañas de comunicación y promoción a nivel local y nacional potenciando valores positivos.

Los gobernantes, los administradores de las áreas naturales protegidas y los responsables del desarrollo turístico deberán dotar a los destinos contenidos de sostenibilidad y responsabilidad, permitiendo que los turistas alcancen una experiencia de calidad, en entornos naturales silvestres, seguros, saludables y atractivos donde, la población local se beneficien con su visita y que la solidaridad que respiramos hoy sea un aliciente para comprometernos con el destino de nuestros ambientes naturales y paisajes.

*Presidente de la Asociación Amigos de los Parques Nacionales (AAPN). Experto Comisiones Mundial de Áreas Protegidas (WCPA) y Educación y Comunicación (CEC) Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN)

DEJANOS TU COMENTARIO