«Todo sigue igual»: qué significa el anuncio presidencial para la gestión neuquina

«Todo sigue igual»: qué significa el anuncio presidencial para la gestión neuquina

Foto ARCHIVO

Alberto Fernández anunció este viernes que, desde el lunes próximo y durante otras dos semanas, «vamos a seguir exactamente en las mismas condiciones» con el aislamiento en el país.

No obstante, desde Misiones el Presidente de la Nación aclaró que «el interior ha diseminado el virus más allá de las ciudades», razón por la cual «decidí concentrar el esfuerzo en las ocho provincias donde se concentra el 55 por ciento de los contagios» registrados en el país. Entre esas provincias está Neuquén.

Durante la tarde del jueves, el mandatario se había reunido mediante videoconferencia con los ocho gobernadores de los distritos más complicados (además de Neuquén, son Córdoba, Santa Fe, Tucumán, Mendoza, Río Negro, Chubut y San Luis), con quienes acordó la continuidad por otras dos semanas de las actuales condiciones de la ASPO en esos distritos.

Ello significa que, como ocurre ahora, serán los mandatarios provinciales quienes en realidad dicten las características concretas de este nuevo período de aislamiento que se iniciará el lunes próximo y concluirá el domingo 8 de noviembre.

Para Omar Gutiérrez el desafío, de ahora en más, será tratar de conciliar los intereses que juegan alrededor de la industria del turismo –la segunda en importancia tras el petróleo– y la próxima temporada de verano, próxima a arrancar –si es que así ocurre–, los que se contraponen con una dramática realidad: el colapso del sistema sanitario neuquino.

Un colapso que no se reduce solamente en la zona de Confluencia y alrededores, donde víctimas del COVID-19 están falleciendo en las guardias de los hospitales al no haber disponibilidad de camas en terapia, ni siquiera en internación común; sino que ha alcanzado los rincones más alejados de la capital, como sucede en el extremo sur de la provincia.

DEJANOS TU COMENTARIO