EL ANDINO

Noticias Diarias de Junín y San Martín de los Andes, Neuquén y la Región Andino Patagónica

Reseña histórica de Villa La Angostura

NeuquénTur

La primera población estable en la zona que hoy conocemos como Villa La Angostura data de finales del siglo XIX, pero lejos está que aquellos pioneros hayan sido los primeros seres humanos en atravesar los bellos y agrestes parajes a orillas del lago Nahuel Huapi.

Antes de la llegada y asentamiento de pobladores de origen europeo, pueblos americanos solían usar la región para la caza, fundamentalmente. Huilliches y puelches se desplazaban vía lacustre y vivían en forma seminómada en los alrededores del lago.

Es en 1881 que las tropas del general Conrado Villegas llegan al lugar y expulsan de manera cruenta a las tolderías de Modesto Inacayal, quien junto a Sayhueque debe huir hacia el Chubut, donde resistieron más de tres años el intento de exterminio de las fuerzas militares argentinas.

Con la ocupación militar llegan los primeros asentamientos poblacionales estables con pioneros de origen europeo, que comienzan actividades agricultura y ganadería en pequeña escala, comerciando básicamente con Chile a través del paso de Puyehue, o con Bariloche, rodeando el Nahuel Huapi.

Una vez resueltos los diferendos limítrofes con el país trasandino, y confirmada esta región bajo soberanía argentina, el gobierno de Julio A. Roca decreta la creación de la ‘Colonia Pastoril Nahuel Huapi’, para dar impulso a nuevos asentamientos a través de entrega de tierras a los pioneros.

Entre ellosestá el italiano Primo Capraro, quien se dedicó a la agricultura, montó un aserradero y fue el primer promotor turístico de la región, levantando un pequeño hotel en las inmediaciones del río Correntoso, donde en 1924 llegó el primer contingente turístico.

Como ‘Paraje Correntoso’ era conocido hasta entonces el lugar que más tarde sería La Angostura. Iniciando la década de 1930 se instalan la primera línea telegráfica y la primera escuela, necesidades que iban creciendo a medida que crecía la población y la actividad económica, lo cual planteaba la urgencia de salir del relativo aislamiento.

Cuando se inauguró formalmente la oficina telegráfica en el lugar que hoy ocupa hoy el Correo, también se colocó la piedra fundamental y acta de creación del pueblo, de ahí en más denominado ‘General Agustín P. Justo’, honor que el propio Justo declinó.

Fue entonces que mediante una nueva acta, el 15 de mayo de 1932 se determinó que el pueblo fuera bautizado como Villa la Angostura, teniendo en cuenta su ubicación en la angostura o istmo de la península Quetrihue, donde todo se inició.

Fue con la creación del Parque Nacional Nahuel Huapi, en 1934, que la región cobra nuevo impulso, gracias al ambicioso plan de desarrollo encarado por ese organismo y focalizado en el turismo, para lo cual se emprendieron obras públicas que a su vez favorecieron emprendimientos privados.

Así, la capital del Departamento Los Lagos se traslada desde el Paraje Nahuel Huapi a Villa y se realiza el primer loteo en el paraje denominado ‘El Cruce’, zona que tuvo un rápido crecimiento.

En 1947 se conforma la primera Comisión de Fomento y en 1955 se fijan los límites definitivos. Un año más tarde se inicia la construcción del camino carretero a Chile por el paso Puyehue, que demoraría una década en terminarse.

Con el correr de los años y con mayores necesidades de una población estable y en continuo crecimiento, se pavimentaron las principales arterias, se construyeron la primera escuela secundaria y el hospital y complejos habitacionales que buscaban satisfacer a la pujante actividad turística.

En los 70 llegaban a Villa nuevos servicios públicos, como el teléfono y la televisión, y se inició el desarrollo del centro esquí en el Cerro Bayo. La red eléctrica y la de gas eran ya una realidad y la economía local aparecía en lento pero sostenido desarrollo.

A mediados de los 80 se produjo un nuevo auge gracias a obras públicas como la pavimentación de la ruta a Bariloche y, consecuentemente, nuevos emprendimientos inmobiliarios para satisfacer la demanda habitacional estable, que crecía con la mayor oferta de puestos de trabajo, y la turística.

Desde entonces, Villa La Angostura viene configurando su perfil de ciudad turística bajo la constante preocupación por el medio ambiente la naturaleza, algo a tener muy presente si se considera que es, por un lado, su principal capital económico y, por otro, un bien a preservar saludablemente para esta y las futuras generaciones.

Anuncios
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: