Repudio generalizado a las declaraciones de Eduardo Duhalde

Repudio generalizado a las declaraciones de Eduardo Duhalde
Imagen CAPTURA DE TV

Imagen CAPTURA DE TV

Referentes de todo el arco político, funcionarios, legisladores y organizaciones rechazaron las declaraciones de Eduardo Duhalde, quien sostuvo que existe la posibilidad de un golpe de Estado.

El exgobernador bonaerense afirmó el lunes que existe la posibilidad de una ruptura del orden constitucional al opinar que se atraviesa «un momento preanárquico» y este martes ratificó que «es ridículo que piensen que el año que viene va a haber elecciones» legislativas.

«Argentina ya decidió hace muchos años vivir en democracia y apostar al régimen democrático. El grito de ‘Nunca más’ que se escuchó durante el gobierno de Raúl Alfonsín fue una bandera para todos nosotros después», dijo a la prensa el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Cafiero calificó de «inapropiadas» las declaraciones del expresidente y ratificó que «habrá PASO y elecciones» el año próximo, agregando que «todas las diferencias políticas o de proyecto de país se dirimen en la arena democrática» y evaluó que «está robustecido el régimen democrático en la Argentina y no está puesto bajo ningún punto de vista en tela de juicio».

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, afirmó que «es imposible que un escenario de estas características tenga lugar en la Argentina de hoy» y destacó el «fuerte compromiso con la democracia y con la Constitución Nacional» por parte de las Fuerzas Armadas, que «están absolutamente integradas al sistema democrático».

Lo mismo hizo el jefe del Estado Mayor Conjunto, Juan Martín Paleo, en la cuenta de Twitter de la dependencia oficial, que lamentó las expresiones del expresidente, que «constituyen comentarios fuera de época» y reafirmó el compromiso de las Fuerzas Armadas con la Constitución Nacional».

En tanto, la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, reivindicó «la democracia y el Estado de Derecho» y aseguró que «todas las instituciones del Estado» consolidadas desde 1983 están «comprometidas con la promoción y el fortalecimiento de la Constitución Nacional».

«‘Esto va a estallar’. ‘Vamos a una guerra civil’. ‘Habrá golpe de Estado’. Solo quieren condicionarnos, arrancar concesiones y reducir derechos. El Gobierno, junto a los argentinos, está firme y atento para impedir que achiquen nuestra democracia», tuiteó, por su parte, la secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra.

También se sumó a las críticas la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, quien planteó que el exmandatario «tiene que dar explicaciones a toda la sociedad de las intenciones de sus dichos» y, asimismo, Taty Almeida, referente de Madres Línea Fundadora, consideró «repudiables» las palabras de Duhalde.

Al respecto, el legislador porteño Leandro Santoro sostuvo que Duhalde «perdió los frenos» y dijo «una cosa gravísima» pero consideró que no cree que «haya maldad» en sus declaraciones sino que son reflejo de «una falta de equilibrio personal».

Para la vicepresidenta del bloque de diputados del Frente de Todos, Cecilia Moreau, Duhalde «derrapó mal», mientras que la senadora nacional María Sacnun calificó de «lamentables» a las declaraciones.

El presidente del interbloque de Juntos por el Cambio en Diputados, Mario Negri, dijo que «la Democracia no está en riesgo y nadie lo toleraría» y afirmó que «hay que honrar y respetar a la República como sistema político de la Argentina».

También el diputado provincial de Juntos por el Cambio Daniel Lipovetzky consideró «muy graves» los dichos de Duhalde, al señalar que «en Argentina no hay lugar para golpes de Estado», y el titular de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, calificó las declaraciones como «irresponsables, graves y repudiables».

En tanto, desde la izquierda, la diputada Myriam Bregman tuiteó que a «los dichos que causaron mucho repudio habría que sumarle lo que hizo. ¡Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, presentes!». Por su parte, el secretario general de la CTA y diputado nacional, Hugo Yasky, dijo que las expresiones de Duhalde «son claramente una incitación al golpismo».