Qué es la emisión monetaria y cómo puede afectar nuestra vida cotidiana

Qué es la emisión monetaria y cómo puede afectar nuestra vida cotidiana

Imprimir dinero puede ser beneficioso para la economía o un salvavidas de plomo para la vida cotidiana de la mayoría de las personas…

Por SOLANGE RIAL

Quizás lo hayan escuchado nombrar miles de veces y seguramente muchos sepan qué es, pero aprovecharemos esta pequeña columna para explicar algunos conceptos de forma sencilla. Entender el origen del dinero, su flujo y circulante, también permitirá comprender cómo nos afecta en la economía doméstica.

La emisión monetaria es la cantidad de billetes y monedas que circulan en la economía además de que se lo considera un pasivo del Banco Central. De qué forma se hace la emisión de dinero es parte de la política monetaria de un país, que definirá el nivel de precios y el crecimiento económico, entre otras cosas.

La moneda de un país puede ser fiduciaria (no tiene respaldo ni con otra monedas ni con metales preciosos como el oro) o no fiduciaria, como lo fue el patrón oro. Hoy por hoy hay una emisión regulada o sea el Banco Central es el único que puede imprimir billetes pero no fue siempre así. Durante los siglos XVII, XVIII y XIX fue popular que cada banco emitiera dinero de acuerdo a sus activos.

El Banco Central es el único que puede imprimir billetes pero no fue siempre así. Durante los siglos XVII, XVIII y XIX fue popular que cada banco emitiera dinero de acuerdo a sus activos.

La base monetaria es el dinero legal que está en manos del público más los depósitos bancarios o el M0. El M1, según la web del Banco Central, alcanza “circulante en poder del público más cuentas corrientes en pesos del sector público y privado no financiero”. El M2: “Incluye medios de pago y comprende circulante en poder del público más depósitos a la vista en pesos del sector público y privado no financiero”. El M3 “comprende circulante en poder del público más total de depósitos en pesos y en dólares del sector público y privado no financiero”. Esta es la oferta de dinero total.

Vayamos al caso argentino. En la década del 90, bajo la presidencia de Carlos Menem, se implementó la convertibilidad que establecía un tipo de cambio rígido. Un peso valía un dólar. Lo que en términos de emisión monetaria significa que cada peso que se imprimía y se ponía en la calle debía ser respaldado por un dólar de las reservas.

Tras la eliminación de este sistema la Argentina se volcó al tipo de cambio flotante y a una emisión que no está determinada por el aumento de bienes y servicios. Esto significa que muchas veces se amplió la base monetaria sin que esta sea una exigencia de la economía por un crecimiento exponencial. Esto genera, entre otras cosas, un aumento de precios que repercute directamente en el poder adquisitivo de los asalariados.

DEJANOS TU COMENTARIO