Pindonga y cuchuflito: ¿son confiables y más baratas las segundas marcas?

Pindonga y cuchuflito: ¿son confiables y más baratas las segundas marcas?
Por SOLANGE RIAL

Tomando como disparador el cruce inédito entre la precandidata a la vicepresidencia Cristina Fernández de Kirchner, que dijo que “ahora aparecen y proliferan marcas que nadie conoció, la pindonga, el cuchuflito” y la respuesta del presidente Mauricio Macri, que aseveró que hay “muchos pequeños productores tienen marcas no tan conocidas como cuchuflito”, es que nos permitimos analizar este fenómeno.

Lo cierto, y más allá de este debate, es que según la encuestadora Focus Market, desde 2016 a 2019 las «marcas mayoristas y económicas» pasaron de un participación del 32,6% al 42,8% en unidades. Se apropiaron de casi la mitad del mercado y el por qué es muy lógico: los argentinos perdemos poder adquisitivo todo el tiempo.

Veamos ahora cuáles de ellas alcanzaron el podio. Dentro de las gaseosas, las Manaos, Secco y Cunnington. En galletitas, las Pitusas, Don Satur, Gaona, Okebón y Tym. En leche, La Martona y Apóstoles. En quesos, los que ganaron espacio son Barraza y Punta del Agua. En cervezas, Scheneider e Isenbeck; en aceites, Marolio. Y por último los argentinos están eligiendo el puré de tomates Molto. Todas marcas en buena relación de precio/calidad.

La primera pregunta que surge: ¿detrás de ellas son todas pymes? La respuesta es no. La Secretaría de Comercio Interior permitió que muchas grandes empresas de marcas líderes fabriquen “segundas marcas” para venderlas dentro de los planes de precios congelados. Por ejemplo, Bunge, Molinos, Adecoagro, Pepsico, Arcor, Bagley, Mastellone y Quilmes ahora tienen versiones baratas de sus productos.

https://www.youtube.com/watch?v=hjLbWjaqowk

Para quienes estén interesados en ver qué fabricante se esconde detrás de las marcas “cuchiflito o pindonga”, les recomendamos esta cuenta de twitter: @quienlofabrica. Allí te muestran, por ejemplo, que las leches en sachet Dia, Carrefour, Armonía, La Martona y La Serenísima las fabrican la misma Mastellone Hnos. SA. O que las hamburguesas Paty y Barfy las fabrica Quickfood SA.

¿Son más baratas? Mucho. La diferencia de precio puede ir desde el 25% hasta un 65% más económicos que las primeras marcas. Y acá nos vamos a la pregunta principal: ¿son de buena calidad? Como primera medida debemos recordar que el Código Alimentario Argentino obliga a los elaboradores de productos alimenticios a cumplir con mínimas condiciones higiénico-sanitarias y bromatológicas.

Una forma de saber si el producto que llevamos es lo que esperamos, es comparar la información nutricional declarada por las empresas. En los productos lácteos es muy similar.

También podemos verificar el número de RNE. Si el de la primera marca y la segunda coinciden, entonces se trata de la misma planta de elaboración. Lo que puede suceder es que las empresas pueden usar un saborizante de mejor calidad que otro pero no necesariamente cambie las propiedades del producto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.