EL ANDINO

Para FOPEA, el sur neuquino es un «semidesierto» o directamente un «desierto informativo»

Imagen FOPEA

El Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) realizó un relevamiento nacional sobre medios y periodistas locales y regionales existentes en todos los municipios y departamentos del país.

Los resultados fueron dividios en «bosque informativo» (donde hay medios y periodistas profesionales), «semibosque informativo» (con condiciones para el ejercicio del periodismo profesional pero con limitaciones y riesgos), «semidesierto informativo» (condiciones escasas para el ejercicio del periodismo) y «desierto informativo» (sin medios ni periodistas locales que informen críticamente a la comunidad del lugar).

Para FOPEA, tres cuartas partes de la población argentina se encuentra en un «desierto» o en el mejor de los casos en un «semidesierto informativo»: son lugares donde la ciudadanía carece o tiene pocos medios locales para informarse o, en su defecto, no cuentan con un periodismo crítico pues el existente está ejercido básicamente bajo control de los gobiernos locales o provinciales.

De acuerdo a los resultados del relevamiento, que pueden observarse pulsando ACÁ y que se dieron a conocer el lunes en coincidencia con el Día del Periodista, Neuquén cuenta con zonas «boscosas» solo en el área más poblada, el departamento Confluencia, donde existirían medios y periodistas independientes en cantidad y en calidad informativa.

Para la entidad, el departamento Lácar –como Los Lagos o Collón Curá– es un «semidesierto informativo»; es decir que hay condiciones escasas para el ejercicio del periodismo profesional. «Existen medios y periodistas, pero la producción de noticias locales presenta dificultades serias, en especial cuando se trata de la difusión de información sensible para la calidad de la vida pública local. Es posible que en este lugar sea más sencillo saber qué pasa afuera que adentro», describe FOPEA.

El departamento Huiliches –al igual que Catán Lil o Aluminé–, en tanto, es considerado «desiertos informativos»: en la práctica, casi no hay condiciones para el ejercicio del periodismo profesional, o está restringido o no ha conseguido desarrollarse de un modo estable. «Puede que existan medios y periodistas, pero que estos tiendan a contar lo que pasa en otros ámbitos o estén acotados al discurso oficial. En este lugar faltan las noticias locales verificadas o resulta muy difícil acceder a ellas», concluye el estudio.

Dependencia

En términos generales, las conclusiones del informe atribuyen la falta de información crítica a la dependencia de la mayoría de los medios de la pauta oficial, tanto municipal como provincial. «En cuanto al financiamiento, en este relevamiento pudimos constatar que la mayoría de los medios de comunicación tienen su fuente de ingreso en las pautas estatales», se afirma. Vale advertir que no es el caso de EL ANDINO, que no cuenta con publicidad de ningún organismo oficial.

«La situación de dependencia del Estado no sorprende teniendo en cuenta la hegemonía de seis décadas del Movimiento Popular Neuquino. A lo largo del tiempo, los medios supieron construir relaciones con las distintas administraciones del mismo partido político», concluye FOPEA.

Salir de la versión móvil