¿Una ‘avivada’ en Catritre…?

¿Una ‘avivada’ en Catritre…?

A horas de que llegue formalmente la primavera, los días son soleados y las temperaturas más agradables. Sobre todo los fines de semana, cientos de sanmartinenses concurren a Catritre.

De hecho, los domingos el camping se llena de familias y jóvenes que quieren pasar una jornada agradable e incluso, si se puede, compartir un asado a cambio de pagar 300 pesos el fogón y 100 por el estacionamiento, sin contar el costo de la parrilla si es que no se cuenta con ella. No es mucho teniendo en cuenta la belleza del paisaje y las comodidades del lugar…

Pero desde la reapertura del camping cierta comodidad quedó atrás: ya no hay baños de uso público, cerrados con rejas y candado, por lo que los usuarios deben recurrir forzosamente al del resto bar, pero pagando 20 pesos el uso, tantas veces como se pretenda, sean mujeres, menores u hombres.

«Es por la pandemia… Todavía no pudimos adaptarnos», indicaron los encargados del camping ante el requerimiento de algunos usuarios que, por obvia e imperiosa necesidad necesidad, debieron recurrir al baño del resto bar y abonar la suma requerida.

Lo que se ignora es qué diferencia hay entre los baños públicos del camping y el pequeño cubículo del bar, que ni siquiera es desinfectado entre una persona y la siguiente que hace la cola para ingresar y hacer sus necesidades.

DEJANOS TU COMENTARIO