Murió Willy Crook, el saxo más versátil del rock argentino

Murió Willy Crook, el saxo más versátil del rock argentino
Foto ARCHIVO

Willy Crook falleció a los 55 años luego de sufrir un ACV el 8 de junio último, dejando atrás una carrera junto a su saxofón que comenzó en los 80 y que lo puso como referente del funk local.

El músico participó de numerosas bandas como Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota y Riff, Los Abuelos de la Nada o el Fontova Trío, entre otros. En la actualidad se encontraba interpretando los discos más importantes de su carrera, además de clásicos y versiones con su banda, tarea que a regañadientes también abordó por streaming.

Nacido en Villa Gesell con el nombre de Eduardo Guillermo Pantano Crook, su primera aparición reconocida fue en 1985, cuando participó de la grabación de ‘Gulp!’, el primer disco de la banda liderada por el Indio Solari y Skay Beilinson. Con Los Redondos, un año más tarde, se metió nuevamente al estudio con su saxofón en el recordado ‘Oktubre’.

A pesar de ser considerado el gran referente del funk local, aunque prefiera definir como acid jazz o rhythm & blues a su estilo de música en caso de tener que elegir una etiqueta, Willy Crook afirmó en una entrevista que él nunca tuvo «un casamiento fanático de género».

Toda esa información musical le dieron a este artista distintas herramientas para desarrollar una carrera solista en donde acusó recibo de las fuertes influencias de ritmos de raíz negra, tal como lo confirma una vez más con su disco ‘Lotophagy’ junto a su banda los Funky Torinos, formada en 1997.

«Tanto para unir voluntades en Funky Torinos como en cualquier sociedad espirituosa es indispensable tener y percibir en los otros el ‘como qué’, artículo aún no definido por la ciencia visible ni oculta. Sólo sabemos que unos lo tienen y otros no», dijo en referencia a los constantes cambios de formación en su banda.

Luego de sus registros con los Redonditos de Ricota, supo colaborar también con referentes como Sumo, Charly García, y Javier Martínez. Así, Crook delineó su estilo a partir de su labor en Lions in Love, el grupo que compartió con Daniel Melingo, para luego intensificarlo en su etapa solista.

Como solista, editó 11 discos, y participó de proyectos tan disímiles como Los Encargados, esa banda de pop integrada por Daniel Melero y Mario Siperman, entre otros, y que fuera echada de un escenario a piedrazos previa a la presentación de Riff.

Esa variedad musical en la que se manejaba también lo puso en estudios de grabación, salas de ensayo y escenarios con Andrés Calamaro y Virus, pero también como soporte de James Brown Band, David Bowie, Gotan Project, Rita Marley, Alvin Lee, Matt Bianco, Toreros Muertos y Echo & The Bunnymen.

Semejante actividad y reconocimiento se dieron en el marco de un camino singular en el que se tomó 12 años de silencio artístico, lapso en el que abandonó por completo la actividad, se instaló en Villa Gesell en donde hacía traslados de perros y, según afirma, literalmente olvidó por completo que era músico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.