Medio siglo sin Janis Joplin, el desgarrador grito que estremeció al Verano del Amor

Medio siglo sin Janis Joplin, el desgarrador grito que estremeció al Verano del Amor

Como un inexorable final acorde a su tumultuosa vida, el 4 de octubre de 1970 moría a los 27 años, por una sobredosis de heroína, Janis Joplin, la artista que convulsionó a la era del hippismo con una visceral voz que exponía los tormentos internos que atravesaban su vida.

En una especie de gran catarsis, la intérprete de clásicos como ‘Cry baby’ y ‘Me and Bobby McGee’, entre otros, fue capaz de expresar de manera inconfundible con sus desgarrados alaridos, el dolor y el deseo como un fiel reflejo de la propia existencia de la artista, marcada por la discriminación y la soledad.

«Cuando canto es como si le hiciera el amor a 25.000 personas, pero luego me voy a mi casa y estoy sola», lamentó alguna vez la intérprete, que también buscaba exorcizar sus demonios internos con un hedonista estilo de vida, que incluía alcohol, drogas y una desenfrenada actividad sexual.

Justamente, esas acciones la convirtieron en un símbolo femenino de la llamada «revolución del amor» que llevaban adelante los hippies, en ese breve lapso entre 1967 y 1969 en que la juventud pareció marcar el pulso de la vida social mundial.

Con una breve pero fulgurante carrera, que incluyó tres discos junto a distintos grupos y uno póstumo como solista, y actuaciones memorables en los icónicos festivales de Monterey, de 1967, y el de Woodstock, de 1969, Janis Joplin simbolizó por todo esto un modelo de mujer nuevo para el rock.

En tal sentido, su figura resultaba novedosa en una industria en donde la presencia femenina se había repartido entre los abnegados espíritus torturados del jazz, el blues y el góspel; las condescendientes integrantes de los llamados «grupos de chicas» y el compromiso político representado en Joan Baez.

DEJANOS TU COMENTARIO