Los desafíos venideros para la economía argentina en materia de deuda

Los desafíos venideros para la economía argentina en materia de deuda

Luego del exitoso acuerdo alcanzado con los bonitas en moneda extranjera, al Gobierno Nacional le restan no pocos desafíos con los acreedores y con las necesidades de la economía doméstica.

Por SOLANGE RIAL

Esta semana el Gobierno Nacional dio a conocer que se logró llegar a un acuerdo con el 93,5% de los bonistas que poseen deuda en moneda extranjera (y también bajo ley extranjera) y que por la cláusula colectiva este número alcanzó al 99%.

Pero, ¿qué es lo que se viene y cómo seguirán las negociaciones?

La reestructuración de deuda con estas características significa que la Argentina tendrá un alivio en sus arcas de US$ 37.700 millones, mientras que la tasa de interés baja del 7% al 3,07%. Estaban en juego US$ 65.000 millones.

Esto además bloquea la posibilidad de que aquellos que no hayan ingresado al canje puedan accionar jurídicamente contra el Estado argentino y por ende evitar caer en default. Esta operatoria se concretará con el canje de los bonos bajo legislación nacional.

Los próximos desafíos serán la renegociación del fallido programa con el FMI, y luego la reprogramación de los pagos al Club de París.

Los próximos desafíos serán la renegociación del fallido programa con el FMI, y luego la reprogramación de los pagos al Club de París.

El Gobierno arrancó con el diálogo con el Fondo Monetario para alcanzar un acuerdo que podría firmarse no antes de marzo de 2021, según estimó el propio ministro Martín Guzmán. La Argentina todavía le debe al Fondo casi U$S 52.000 millones que debe pagar hasta 2024. Las lógicas de negociación con el FMI ya serán otro capítulo y además el funcionario planea llevar ese acuerdo al Congreso Nacional.

Guzmán aún tiene un largo recorrido para tratar de gestionar con una Argentina que llegó a estar endeudada en mayo de 2020 a casi 324.000 millones de dólares, lo que representa cerca del 90% de su Producto Interno Bruto.

Debe balancear las políticas públicas en un año de extrema necesidad de ayuda social, el precio de la divisa extranjera y los diversos tipos de cambios, la balanza comercial y además el déficit fiscal, sumano a la discusión presupuestaria. El ministro tiene un montón de platitos que está tratando de hacer girar a la vez y dirá la historia si podrá mantenerlos todos en equilibrio.

DEJANOS TU COMENTARIO