Los contagios globales superan los 126 millones y América Latina avanza hacia nuevas restricciones

Los contagios globales superan los 126 millones y América Latina avanza hacia nuevas restricciones

La pandemia de coronavirus dejó al menos 2.777.761 muertos en el mundo desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciara la aparición de la enfermedad, en diciembre de 2019.

Según un informe en base a fuentes oficiales, sumó 600.000 nuevos contagios solo en las últimas 24 horas. Desde el comienzo de la epidemia, más de 126.622.220 personas se contagiaron y aunque la mayoría de los enfermos se recupera, una parte aún mal evaluada conserva los síntomas durante semanas o, incluso, meses.

Los datos se conocen en medio de una nueva ola de rebrotes que obligó a Europa a restricciones en la circulación y toques de queda nocturnos, pero que parece preocupar especialmente a América Latina por la menor llegada de vacunas y por el avance de la llamada cepa de Manaos.

Manaos

Latinoamérica se enfrenta, efectivamente, a la incidencia cada vez mayor de la variante brasileña, considerada mucho más contagiosa que la cepa original. En ese marco, Chile empezó el viernes una estricta cuarentena que afecta a 16 de los 19 millones de habitantes, ante un fuerte rebrote de la enfermedad.

Brasil, en tanto, enfrenta el peor cuadro, con hospitales colapsados, cementerios trabajando fuera de turno y una política sanitaria errática, que llevó los contagios a cerca de 100.000 diarios y las muertes por arriba de las 3.000.

Perú, que registró el viernes el récord de 11.919 nuevos casos diarios, la cifra más alta en 12 meses, prorrogó el estado de emergencia hasta fines de abril, mientras están en plena vigencia las restricciones en Paraguay y Uruguay, muy especiales para los próximos días por las festividades de Semana Santa.

Panamá, por su parte, restringió los ingresos desde Sudamérica tras detectar la cepa brasileña en su territorio y El Salvador anunció que vacunará la semana que viene a los maestros antes del reinicio de clases, previsto para el 6 de abril.

Situación argentina

Mientras tanto, el presidente Alberto Fernández adelantó el sábado que la semana próxima tomará «una serie de medidas» para frenar el aluvión de contagios que azota al país, con cifras superiores a los 10 mil casos confirmados por día.

En declaraciones formuladas el sábado al canal de noticias C5N, el jefe de Estado dijo que la semana próxima «vamos a proponer una serie de medidas para tratar de frenar la circulación» del COVID-19 en el país, medidas que tienen que ver con «bajar la circulación en general» pero que «no es volver a un aislamiento estricto», afirmó.

«Estamos muy preocupados por la cepa de Manaos» porque «es mucho más virulenta» y sería más letal, señaló. «Tenemos que tener presente ese riesgo», advirtió Fernández sobre las disposiciones restrictivas a adoptar en los próximos días por el Gobierno Nacional.