La microrregión sur está virtualmente asediada por el coronavirus

La microrregión sur está virtualmente asediada por el coronavirus

Foto ARCHIVO

La aparición del primer caso de coronavirus en Junín de los Andes puso en evidencia lo que podía preverse pero no se quería aceptar: ningún lugar está o estará libre de la enfermedad.

Lo sugirió en reiteradas ocasiones el director del Hospital Carrillo, Juan Cabrera: es casi inevitable que San Martín de los Andes y las localidades del sur neuquino sean alcanzadas por una pandemia que no ha dejado rincón del mundo sin producir sus consecuencias en vidas humanas.

Durante la conferencia de prensa que brindaron las autoridades juninenses, el intendente Carlos Corazini deslizó que «este virus se está propagando por toda la provincia y no íbamos a ser nosotros la excepción».

De hecho, la microrregión sur está virtualmente rodeada por el coronavirus: a pocos kilómetros de Villa Angostura, Bariloche y General Roca representan un caldero a punto de explotar, con circulación comunitaria del COVID-19 y un sistema sanitario a horas o días de colapsar.

Del lado neuquino, Zapala acaba de ser confirmada como zona con circulación comunitaria y, más cerca aún, Piedra del Águila registró el miércoles ocho casos. Mientras tanto y producto de cientos de casos en la región metropolitana de la capital, el gobierno advierte sobre la saturación de camas en terapia intensiva con respirador.

De a poco pero inexorablemente, el coronavirus se ‘derrama’ hacia el sur del Neuquén, alcanzando zonas, como Junín, que aparecían como impolutas. Al parecer, no hay barrera contra el asedio de una enfermedad cuya vacuna todavía no tiene fecha precisa de producción.

DEJANOS TU COMENTARIO