La huerta en casa: si hay vocación, todo es posible (2)

La huerta en casa: si hay vocación, todo es posible (2)

Segundo artículo de una serie de tres que servirán de guía para tener la huerta en casa, en el marco de una producción agroecológica.

Por JORGE E. GRAZIANO*

Después del primer artículo la semana pasada, en esta entrega veremos de resolver algunas de las dudas que surgen al querer cultivar hortalizas en casa.

Dejaremos para el último artículo de esta serie, las cuestiones de la calidad de la tierra, la luz, la temperatura, las herramientas, el riego, semillas y la explicación sobre el uso del calendario de siembra para las zonas de influencia vistas antes (sur de la provincia de Neuquén).

¿Qué espacio disponemos? ¿Dónde cultivo: en macetas o canteros?

CULTIVOS EN EL EXTERIOR

CONSTRUCCIÓN DE CANTEROS ALOMADOS
Huerta Hospital Villa La Angostura

Si tenemos espacio al aire libre, tendríamos que “diseñar” nuestra huerta como un espacio integrado a la vivienda y al jardín y dejo como referencia un archivo sobre diseño de huertas en formato pdf (descargalo pulsando ACÁ).

Si el espacio afuera es limitado, podemos pensar en hacer uno o dos canteros cortos de 1 a 1,25 m de ancho por 2 m de largo; tienen que ser alomados, es decir superar en unos 15 cm el nivel del camino. La tierra tiene que estar “trabajada” en una profundidad total de 30 cm, es decir si el cantero está 15 cm sobre nivel, habrá que preparar (desmenuzar, desyuyar), otros 15 cm más. La separación entre canteros debe ser de 40 o 50 cm, para trabajar en forma cómoda y permitir el paso de una carretilla.

También en la zona, deberíamos de disponer un invernadero, que en el caso de poco espacio seguramente será pequeño.

¡Muy importante los primeros 5 cm del suelo, donde va a ser depositada la semilla deben ser de la mejor tierra que tengamos! Es lo que llamamos cama de siembra.

Conviene construir un invernadero, antes que un microtúnel, ya que este último atenúa menos el impacto del frío.

Una limitante importante en otoño-invierno es la temperatura, ya sea al aire libre o en invernadero. Prácticamente tenemos un “bache” en los meses de mayo, junio y julio; los cultivos que están en pie y resisten el frío como acelga, lechuga, rúcula, kale, perejil, entre otros, dejan de crecer, se mantienen y retoman su desarrollo en primavera.

La poca luz solar directa por los días nublados y cortos influye también para que los cultivos no se desarrollen esos meses.

CULTIVOS EN EL INTERIOR DE VIVIENDAS

Si no tengo espacio en mi predio o estamos entrando al invierno y hace mucho frío afuera, está la opción del cultivo en macetas o cajones, dentro de la vivienda; en este caso debo considerar la importancia de la luz en las plantas. Recordemos que las verduras de hoja por ejemplo necesitan unas 5 horas de luz solar directa, para un buen desarrollo y las hortalizas de flor y fruto unas 8 horas. Lograr una buena iluminación artificial en intensidad y calidad, es fundamental. La luz artificial debe estar cerca del cultivo, unos 50 cm, los artefactos de iluminación de las viviendas, no proveen luz adecuada, y esta es una limitante importante. Tenemos la opción de sacar nuestras macetas o cajones de cultivo a una mesa afuera, pero recordemos que en otoño-invierno los días van acortándose y hay muchos días nublados.

CULTIVO CON LUZ ARTIFICIAL
Foto Blog Guía de Jardinería

Nos damos cuenta de la falta de luz en nuestras plantas, porque se “hilan”, la inserción o pecíolo se estira, se hace largo. Esto es una malformación importante en hortalizas de hoja ya que se reduce bastante la parte aprovechable (típico en rúcula). Este fenómeno se denomina etiolado.

La falta de luz en hortalizas de flor y fruto no inducen la floración, excepto en variedades especiales de días cortos.

Dentro de una vivienda teniendo calefacción, superamos la limitante de la temperatura, ya que con más de 20°C, las hortalizas se desarrollan bien. Igual podría ser limitante si la calefacción a leña se apaga durante la noche.

En síntesis el cultivo en maceta o cajones dentro de una vivienda será viable si disponemos de un estante, en una ventana mirando al norte (buena exposición a la luz), luz artificial de buena calidad e intensidad (hay lámparas especiales para cultivos), temperatura adecuada y algo muy importante, cuando hay limitantes: la mejor calidad de tierra para esas macetas o cajones.

Normalmente los espacios interiores disponibles, no son amplios, por lo cual podremos cultivar hortalizas de porte pequeño. Plantas grandes como haba, arveja, repollo, brócoli, remolacha, papa, serán un inconveniente.

Otro tema importante en el caso de plantas grandes es el tamaño del recipiente sea maceta o cajón y su profundidad, por el desarrollo de la raíz. Tenemos que pensar que la biomasa subterránea está equilibrada con la parte aérea, aproximadamente. Para cultivos interiores no es tan grave que se arrolle o enrule la raíz, la planta puede producir igual, pero sin son plantas grandes, la raíz necesita volumen y esto se lo da un recipiente de tamaño adecuado.

A modo de guía en interiores, podemos sugerir que en un volumen de 4 litros se podrían cultivar 6 plantas de lechuga ó 1 planta de perejil ó 3 plantas de espinaca ó 1 planta de repollo ó 1 planta de acelga ó 1 planta de tomates cherry ó una planta de pimiento ó 1 planta de haba ó 8 plantas de rúcula.

Nombramos algunas plantas grandes y de la temporada primavera-verano para ambientes interiores en los que haya más espacio.

Como últimas consideraciones podemos decir que si las condiciones son adecuadas (luz, temperatura, sustrato), podemos cultivar adentro, todo el año; con una situación especial en otoño invierno: las plagas y enfermedades.

CULTIVO EN MACETAS
AER INTA San Martín de los Andes

Cuando el clima es frío las plagas hibernan y los hongos patógenos atenúan mucho su daño, pero el cultivo interior es como una especie de oasis para todo ese mundo de plagas y enfermedades que están latentes fuera de la casa; así que los más probable es que en climas fríos tengamos que lidiar con este inconveniente.

El cultivo en el interior de viviendas no necesita un calendario de siembra, supuestamente tendríamos las condiciones “climáticas” adecuadas todo el año. Solo tendríamos ver el ciclo del cultivo, cuantos días tenemos desde la siembra a cosecha y como escalonamos las siembras para tener siempre alguna hortaliza para cosechar.

No estaría mal pensar en aplicar los conceptos de rotación y asociación en los cajones y macetas.

¿Tenemos estructuras de protección, como invernaderos, túneles, etc.? ¿Y si no?

“MULCHING” DE POLIETILENO NEGRO
EN CULTIVO DE FRUTILLAS
Eco Huertas – Villa La Angostura

Los invernaderos y túneles son construcciones que acumulan el calor generado por las radiaciones infrarrojas durante el día, tanto en el suelo como en el aire, y permiten atenuar el impacto del frío nocturno en épocas desfavorables. La fuente de calor es el sol y en nuestra zona en invierno por lo menos durante tres meses, esta acumulación de calor es muy deficiente, por el acortamiento de los días y por la mayor cantidad de días nublados.

El invernadero es mucho más eficiente en la acumulación de calor que un túnel bajo. Los túneles bajos no se usan en invierno, en nuestra zona. Se usan en primavera para mejorar la protección y el rendimiento de cultivos bajos como frutilla, por ejemplo, también para adelantar hortalizas de hoja o proteger cultivos de papa.

Si no tenemos estructuras de protección en nuestros cultivos al aire libre, no podremos cultivar hortalizas de verano como tomate, pimiento, berenjena, zapallo, poroto, pepino, albahaca.

Otra posibilidad es emplear una cobertura artificial de polietileno negro (mulching artificial), que tiene 3 ventajas importantes: controla el desarrollo de malezas, conserva la humedad del suelo y “abriga” a los cultivos atenuando la pérdida de calor del suelo, durante la noche. Esta práctica aumenta la producción y es útil en primavera-verano.

¿Vamos a iniciar cultivos de ciclos largos o cortos?

Saber el ciclo de los cultivos es muy importante, ya que nos dice cuánto tiempo tenemos a cosecha, y por lo tanto cuánto tiempo van a estar ocupados los canteros, macetas o cajones. También nos sirve para ver escalonamientos, asociaciones y rotaciones.

Un cultivo de ciclo muy corto es el rabanito, podremos cosecharlo en 30 días; lechuga y rúcula en 2 meses; espinaca 80 días; repollo 4 meses; brócoli y coliflor 8 meses; haba 6 meses; arveja 4 meses; ajo 6 meses; papa 6 meses; cebolla 9 meses; zanahoria 5 meses; puerro 4 meses; remolacha 4 meses. Estos tiempos no son exactos, se calculan en condiciones adecuadas de temperatura, sustrato, riego y luz.

Hay cultivos propios de una estación del año y otros que atraviesan varias estaciones, influyen la exposición al frío, el largo del día y el calor acumulado, para su desarrollo.

¿Vamos a iniciar cultivos en almácigos para luego trasplantarlos, o haremos siembra directa?

Los almácigos son lugares confinados como cajones o macetas, también espacios protegidos en tierra, en donde se inician plantines. La idea es tener un lugar controlado, con la mejor tierra que tengamos, para sembrar semillas pequeñas, en alta densidad.

BANDEJAS DE “SPEEDLING”
AER INTA San Martín de los Andes

Si usamos cajones o recipientes, deberían tener una profundidad de unos 15 cm. Esto tiene su importancia en el desarrollo de las raíces de los plantines que van a ser trasplantados a un cantero exterior, ya que una raíz mal formada, enrollada o enrulada es una raíz corta. Este problema hace a la planta muy dependiente del riego superficial.

En cambio, si el destino de los plantines es un macetero o cajón de cultivo en el interior de una vivienda, una raíz corta no sería un problema si el recipiente tiene el volumen adecuado.

Las bandejas de cultivos o “speedling” es un recurso para iniciar cultivos, individualizando los plantines, aunque si son celdas pequeñas y de poca profundidad, demandan un trabajo posterior de “repiques” o trasplantes intermedios, hasta el trasplante definitivo. Se utilizan en viveros y demandan espacio adecuado.

La profundidad de siembra de las semillas pequeñas debe ser muy poca, casi superficial.

El procedimiento y secuencia de siembra sería el siguiente:

  • Humedecer el sustrato (puede ser todo abono orgánico).
  • Marcar las líneas de siembra en la cabecera indicando la especie.
  • Con el canto de una tablita (medio centímetro) hacer surcos apenas profundos, separados 10 o quince centímetros.
  • Sembrar las semillas a chorrillo extendiéndolas con la mano.
  • Tapar y apisonar con el ancho de la tablita de siembra.
  • Regar con una lluvia fina.
ALMÁCIGO CON 4 LÍNEAS DE SIEMBRA
A UNA SEMANA DE LA SIEMBRA
(TEMPERATURAS PROMEDIO 18 A 20°C)
AER INTA San Martín de los Andes

Por ejemplo, si no hacemos almácigos y si sembráramos directamente en un surco semillas de repollo (son muy pequeñas) en un hueco, cada 50 cm, que es la distancia que debe haber entre planta y planta, se tapan y si no se marcan, se pierden de vista. Luego cuando germinen se la puede confundir con malezas. Teniendo los plantines logrados, con el trasplante se puede hacer el cultivo más adecuadamente.

En el almácigo los plantines nacen muy juntos y necesariamente deben ser trasplantados al surco definitivo cuando tengan unos 15 cm de alto o por los menos 3 hojas verdaderas.

El riego de los almácigos debe ser con una lluvia muy fina para que no “rompa” las líneas de siembra.

En el trasplante los plantines se ponen a la distancia entre planta y planta que nos dice el calendario de siembra.

Los plantines iniciados en almácigos, no deberían estar allí más de 2 meses.

Para cultivos al aire libre y en invernaderos, en nuestra zona los almácigos se inician a mediados de agosto/ septiembre para trasplantar en octubre/noviembre.

Hay especies de semillas chicas que no resisten el trasplante, por lo cual se siembran en surco “a chorrillo” y cuando nacen los plantines, se ralean a la distancia de plantación recomendada en el calendario de siembra. Estas especies son la zanahoria, rabanito, remolacha, espinaca, perejil, achicoria. El perejil y la achicoria se siembra directamente a chorrillo en alta densidad.

La semillas grandes como habas, arvejas, zapallo, zapallito; se siembran en surco, directamente a la distancia recomendada en el calendario. Con un palito plantador se hace un pocito de una profundidad de 2 o 3 veces el tamaño mayor de las semillas, luego se tapan, apisonan y riegan. Conviene indicar en las cabeceras de los surcos, la especie que se sembró.

Una consideración importante para cultivos en el interior de viviendas: hacer almácigos y trasplantes en espacios reducidos puede ser un inconveniente, por lo cual se puede pensar en trabajar todas las semillas en siembra directa en cajones de cultivo. Para esta práctica, nos debemos proveer de dosificadores o desarrollar algún método para depositar unas tres semillas pequeñas por hueco, a la distancia de plantación recomendada.

Siempre se siembra más de una semilla por pocito o hueco, porque los porcentajes de germinación nunca son del 100%. En el caso de semillas grandes (haba, arveja) se suelen sembrar dos por pocito, si germinan las dos se descarta una.

Bueno, hasta aquí llegamos con el segundo artículo sobre ‘La huerta en casa’.

Para ir ejercitando la comunicación tenemos la página de Facebook INTA San Martín de los Andes y las consultas al correo electrónico jegraziano@smandes.com.ar.

En el próximo artículo veremos los temas pendientes. En una semana nos encontramos otra vez. ¡Hasta entonces!

*Jorge E. Graziano es ingeniero agrónomo. Extensionista retirado AER – INTA San Martín de los Andes.

DEJANOS TU COMENTARIO