Invitan a charla virtual sobre los mares neuquinos de hace 130 millones de años

Invitan a charla virtual sobre los mares neuquinos de hace 130 millones de años

El investigador del Conicet Darío Lazo brindará una nueva charla sobre las paleocomunidades y paleoambientes durante el período cretácico en la Cuenca Neuquina.

La cita es para el próximo viernes a las 18 y el encuentro virtual del ciclo ‘Bajo la tierra. Conversaciones sobre arqueología y paleontología en Neuquén’ es organizado por la Dirección Provincial de Patrimonio Cultural.

La charla se titula “La vida en los mares neuquinos hace 130 millones de años” y Lazo desarrollará el análisis de asociaciones fósiles del Cretácico Inferior de la Cuenca Neuquina.

Lazo es investigador independiente del Conicet y se desempeña como docente en la Universidad de Buenos Aires (UBA), el instituto IDEAN (UBA-Conicet) y dirigió numerosas tesis de licenciatura y doctorados en esa casa de estudios, donde también ocupó el cargo de director de la carrera de Paleontología (FCEN-UBA).

Para participar se requiere inscripción previa enviando un correo electrónico a inscripciones.ciclobajolatierra@gmail.com. La fecha límite para inscripciones es el próximo jueves.

Mares neuquinos

La charla estará enfocada en invertebrados marinos del período cretácico del Neuquén y se dará a conocer las aplicaciones que tiene el patrimonio fósil neuquino para las investigaciones. Asimismo, se presentarán los resultados de los trabajos presentados en los últimos tres años.

«Los Andes no estaban elevados en el cretácico y una lengua del Pacífico cubría el territorio de Neuquén y una parte de Mendoza. Es en ese golfo marino donde se depositaron restos que se fosilizaron y hoy los vemos elevados por el levantamientos andino», explicó Lazo.

«Nuestro trabajo se concentra en el área cercana a la Ruta Nacional N° 40 en la zona comprendida entre Zapala y Barrancas, y nuestras tareas allí comenzaron hace unos 20 años aproximadamente, asistiendo una o dos veces por año», detalló.

Por otro lado, comentó que este año se hicieron trabajos durante febrero, y detalló que «no son en sí excavaciones, la tarea es diferente a la búsqueda de restos de dinosaurios, por lo general los invertebrados están en las superficies de las rocas, en los estratos; por eso nuestro trabajo es diferente ya que la búsqueda se concentra en todo aquello que aflora a la superficie. Lo que hacemos es mapear el fondo marino (ahora elevado) y haciendo estimaciones por metro cuadrado podemos comprender cómo era la vida marina en esa época».

DEJANOS TU COMENTARIO