Gutiérrez y Saloniti: los principales perdedores de las PASO

Gutiérrez y Saloniti: los principales perdedores de las PASO
Foto ARCHIVO

La lista de precandidatos que impulsaba el gobernador perdió la interna y el intendente no pudo evitar que Lácar fuera el único departamento donde el MPN cayó derrotado.

Por GUSTAVO H. MAYARES

Carlos Corazini y el MPN hicieron en su municipio lo que se esperaba de ellos: garantizó el triunfo de su partido en Junín de los Andes y, especialmente para el caso, la victoria de la lista oficialista de precandidatos encabezada por María Eugenia Ferraresso, que finalmente perdió a nivel provincial.

Con el 49,39 por ciento de los votos emitidos en el Departamento Huiliches, muy lejos del 14,86 por ciento obtenido por el Frente de Todos (FdT) y del 14,50 que sacó Cambia Neuquén, el intendente juninense se proyecta así con un promisorio futuro político.

No son los casos del gobernador Omar Gutiérrez, a la sazón presidente del partido provincial, ni mucho menos de Carlos Saloniti, intendente del único de los 13 departamentos neuquinos donde perdió el MPN.

Saloniti

En efecto, en el Departamento Lácar se impuso Cambia Neuquén, con el 33,40 por ciento de los votos emitidos, mientras que el partido gobernante sacó solo el 26,95 por ciento; encima, en lo que hace a la interna partidaria, la lista opositora de Rolando Figueroa superó por 14 puntos a la de Ferraresso.

Una anomalía electoral –teniendo en cuenta lo que ocurrió en el resto del territorio neuquino– que quizá se explique por las características sociales de San Martín de los Andes.

Por un lado, una fuerte composición de clase media que, básicamente, vive del turismo y debió tolerar a regañadientes las consecuencias económicas de las restricciones pandémicas. Y por otro lado, un gran sector de trabajadores sobre cuyas espaldas pesaron esas mismas restricciones, al sufrir reducciones salariales cuando no pasaron a ser desocupados.

Encima, sobre los asalariados de la zona –privados, estatales, cuentapropistas– recae también lo que a las mayorías populares del país: aumentos de precios contra ingresos devaluados; y precios que generalmente se cotizan para el turistas de alta gama que suele visitar la ciudad y sus atractivos.

Falta de viviendas sociales y dificultades para acceder a un alquiler por sus valores especulativos, problemas con el transporte público y con servicios esenciales como el gas para barrios populares, entre otros, son temas puntuales a los que Saloniti hasta ahora tampoco pudo dar solución, teniendo en cuenta que le competen en gran parte.

Gutiérrez

Problemas que tampoco abordó adecuadamente el mandatario neuquino, cuyo gobierno cuenta con enormes ingresos producidos por Vaca Muerta y el turismo pero que parecen no «derramarse» nunca a los habitantes de la provincia que no cuentan con otro recurso que su fuerza de trabajo.

Tarifas de servicios esenciales por las nubes, puentes que nunca se terminan a pesar de las promesas preelectorales, hospitales cuyas obras son postergadas año tras año, recursos millonarios destinados básicamente a la actividad turística (rutas, etc.), entre otros, son factores que determinaron en el descontento de sus propios partidarios.

Concretamente y aunque el MPN se alzó con la victoria a nivel provincial, con el 35,50 por ciento de los votos, casi duplicando al segundo (Cambia Neuquén), la lista oficialista quedó 2 puntos por debajo de la de Figueroa, lo neutraliza el liderazgo del gobernador dentro de su propio partido.

Como se dijo, ahora el futuro político de Gutiérrez se planta en la incertidumbre. Habrá que ver qué ocurre con las elecciones provinciales y municipales pero, por lo ocurrido en la Primaria del domingo, todo parece indicar que le costará sobremanera revalidar su liderazgo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.