El Hospital es una fuente de contagios de COVID-19 y sus trabajadores reclaman medidas urgentes

El Hospital es una fuente de contagios de COVID-19 y sus trabajadores reclaman medidas urgentes

Al parecer, es un hecho: dentro del Hospital Ramón Carrillo circula el COVID19 como reguero de pólvora y las autoridades están teniendo problemas para contener los contagios.

Según se sabe, la mitad de los casos activos de San Martín de los Andes (81 según el reporte de este martes) corresponden a personal hospitalario y se prevé que en las próximas horas se confirmen más, incluyendo además pacientes que se encuetran internados por otras patologías.

Para graficar la situación, el director de nosocomio, Juan Cabrera, afirmaba recientemente por radio Fun: »Si no es imprescindible atenderse, es preferible que no vayan al hospital». Serían unos 40 los casos activos de COVID-19 entre el personal hospitalario y decenas más los aislados y esperando resultados de hisopados.

Ante tan grave situación, que viene diezmando la capacidad de atención del nosocomio público –hoy en un 60 por ciento, según estimaba Cabrera–, los trabajadores agrupados en ATE Zona Sur presentaron al Comité Operativo de Emergencia Municipal (COEM) un documento en el que reclaman una serie de medidas para contener el foco intrahospitalario.

En principio, piden el «urgente hisopado» de todo el personal así como los pacientes internados; incluso, plantean al COEM y en especial a Zona Sanitaria IV que evalúe el «cierre eventual» de todos los servicios «para su desinfección de manera urgente y/o cierres de alas de atención».

Además piden «migrar a los pacientes internados con otras patologías a lugares limpios externos, hasta concluir la desinfección». Los trabajadores de la salud solicitan también que se garantice la atención médica convocando a todos los profesionales disponibles, incluidos del sector privado.

Por otro lado, reclaman la urgente provisión de equipos y materiales de seguridad para el personal y que se prohíba el ingreso a San Martín durante 15 o 21 días. Un pedido que las autoridades no parecen tomar en cuenta, dado que ahora también se autoriza el ingreso desde cualquier parte del país a quienes tienen «segunda residencia».

DEJANOS TU COMENTARIO