El descargo del dueño de Torino, el parador clausurado por la fiesta anticuarentena

El descargo del dueño de Torino, el parador clausurado por la fiesta anticuarentena

Foto ARCHIVO

«Es triste ver y escuchar tanto odio y desprecio, te hace mal, te quita fuerza», dice Nicolás Urquiza, propietario de Torino, el local al que Provincia le quitó la concesión por la fiesta anticuarentena.

«No matamos a nadie, solamente laburamos», señaló el empresario gastronómico luego de que su parador en la base del Cerro Chapelco fuera clausurado por las autoridades provinciales y le aplicaran una multa de 250.000 pesos por la realización en el lugar de una ‘fiesta’ en la que se violaron todos los protocolos sanitarios.

Según el texto publicado en su perfil de Facebook, «solamente despachamos desde la barra, no atendemos las mesas, el espacio es público, las mesas estaban distanciadas, nuestros empleados cumplían el protocolo, el 90 por ciento de la gente estaba sentada en su mesa».

«¿No tuve responsabilidad en nada?», se pregunta Urquiza: «Obvio que sí, en poner música alta y no advertir por micrófono, nada más, al otro día domingo 23 de agosto decidimos no poner más música fuerte y separar más aún las mesas».

Sin embargo, el video grabado por un grupo de personas el 22 de agosto pasado –varias de ellas abogados y con domicilio en Neuquén capital–, que se hizo viral con el transcurrir de las horas, selló el destino de Urquiza y su emprendimiento gastronómico. Las consecuencias para el centro de esquí no fueron tan graves: ya había cerrado cuando se desarrolló la ‘fiesta’.

DEJANOS TU COMENTARIO