El cóndor moribundo tras intoxicarse con plomo ya vuela nuevamente sobre los Andes

El cóndor moribundo tras intoxicarse con plomo ya vuela nuevamente sobre los Andes

Foto TÉLAM

El cóndor que luego de envenarse con plomo había caído moribundo en una chacra de Chos Malal, ya vuela nuevamente sobre la Cordillera de los Andes.

Su rescate puso en marcha un operativo en red en el que participaron instituciones de tres provincias y que lograron en tiempo récord y en medio de la pandemia trasladar hasta el lugar la medicación necesaria para su tratamiento.

La directora de Áreas Naturales Protegidas y Recursos Faunísticos de Neuquén, Lucía Redondo, contó que la caída se produjo el 15 de septiembre pasado por «intoxicación con plomo»; su caída fue avistada por vecinos, a quienes les llamó la atención la forma en que lo hacía hasta derrumbarse en un estado «penoso».

La funcionaria provincial explicó que «la gente dio aviso a guardafaunas de Chos Malal, quienes lo rescataron y dieron intervención al veterinario Gustavo González de la Corporación para el Desarrollo de la Cuenca del Curi Leuvú (Cordecc).

«La intoxicación del cóndor fue por plomo porque al administrar una medicación específica para bajar la concentración de plomo en sangre, reaccionó», dijo, agregando que «se intoxicó con plomo porque pudo haber ingerido perdigones de algún animal abatido», indicó.

La funcionaria añadió que «la intoxicación puede darse hasta por un balín de aire comprimido, porque el plomo en los rapaces es altamente tóxico; les puede quedar en el buche y va liberando el plomo y por eso les produce un nivel de intoxicación tremendo».

Redondo destacó que «el cóndor es una especie protegida porque está en peligro de extinción y hay un sinnúmero de organizaciones no gubernamentales que trabajan con ese objetivo como la Fundación Bioandina Argentina con quienes lo hacemos en forma articulada desde hace mucho tiempo».

La Fundación Boiandina Argentina intervino a pedido de la provincia y junto con otras instituciones que trabajan en la conservación del cóndor andino facilitaron la medicación necesaria para el tratamiento requerido en este caso.

Hoy el cóndor neuquino, un ejemplar macho de 20 años y un peso de casi 12 kilos, está volando nuevamente la región andina tras ser liberado en el Área Natural Protegida Tromen, nueve días después de caer moribundo.

DEJANOS TU COMENTARIO