El BPN celebra sus primeros 60 años: una breve historia

El BPN celebra sus primeros 60 años: una breve historia

«Mejorar sucursales, habilitar más cajeros e invertir en soluciones digitales, allí deberá apuntar el banco», sostuvo Alejandro Visentin, presidente del BPN, para recordar los primeros 60 años del banco provincial.

En 1958 la Legislatura aprobó, mediante la Ley 19, la creación del Banco de la Provincia del Neuquén. Dos años más tarde, el 3 de octubre de 1960, la entidad abrió por primera vez sus puertas en Av. Argentina 45 de la capital. En 1961 se abren las sucursales de Centenario y Junín de los Andes.

En 1964 se dispuso la estatización del banco pasando a ser Entidad Autárquica del Estado Provincial. Se diseñaron políticas tendientes a la captación de clientes y expansión de la cobertura geográfica al interior de la provincia.

Para 1972, el BPN ya contaba con 16 sucursales en el interior de la provincia, cifra que se iría incrementando en la década siguiente. En 1980 se reorganizó el funcionamiento de la entidad, se equilibraron las carteras y se lograron importantes acuerdos con el BCRA en materia de saneamiento y capitalización.

Ya en 1987 surge la iniciativa de crear la Fundación del Banco Provincia, institución que desde esa fecha en adelante trabaja en diversos programas y proyectos culturales, educativos y sociales.

La década del 90 se caracterizó, en el plano nacional, por la implementación del Plan de Convertibilidad y, en el mundial, por la reestructuración de las economías nacionales en el marco de la globalización.

En este marco se presentó ante la Legislatura provincial, un proyecto de Ley de Capitalización y Transformación del Banco; que fue aprobado el 15 de diciembre de 2000 mediante la Ley 2351.

Hoy el banco cuenta con 64 casas de atención y cerca de 220 cajeros automáticos distribuidos en toda la provincia. Además de haber inaugurado el primer edificio sustentable de la Patagonia e incorporar energías renovables en sus nuevas instalaciones.

«Pensando en hoy y en el futuro, nuestra responsabilidad es mantener el liderazgo que tenemos como banco regional, cumplir con todas las exigencias que nos pide el cliente y lograr la sustentabilidad del banco para poder llevar con éxito el rol social que tenemos», dijo Visentin, titular de la entidad.