Desesperado pedido de familias que alquilan: «Necesitamos respuestas para no tener que irnos a vivir a la plaza»

Desesperado pedido de familias que alquilan: «Necesitamos respuestas para no tener que irnos a vivir a la plaza»
Foto ARCHIVO

Sin crédito hipotecario accesible a los trabajadores ni planes de viviendas sociales, y con precios de alquileres solo aptos para el turismo VIP que visita la ciudad, cientos de familias sanmartinenses sobreviven al borde de quedar en la calle.

Así lo refleja el comunicado emitido en las últimas horas por 65 familias que «tenemos la desgracia de tener que pagar un alquiler para poder disponer de un techo digno» y que, al mismo tiempo, sufren los problemas derivados de la especulación que rige el mercado inmobiliario local.

«Frente a la posibilidad de generar más ingresos alquilando de forma temporal a turistas, la mayoría de los propietarios se ha volcado a esa actividad, lo que nos deja sin un lugar donde vivir cuando no disponemos de varios salarios para pagar los montos mensuales (montos incluso altos para viviendas donde se vive de forma precaria)», alerta el texto de las familias formadas por 179 personas, entre las cuales hay 53 menores.

Y prosigue: «Necesitamos ser escuchados de forma inmediata. No estamos solicitando que nos regalen nada. Simplemente no estamos en condiciones de pagar $80.000 para poder alquilar una casa, ni $45.000 para vivir en un monoambiente, ya que nuestros salarios no corresponden con esas cifras y además disponemos de múltiples gastos alimentarios, impositivos y familiares».

El comunicado completo:

Por intermedio de la presente, deseamos expresar la difícil situación habitacional que estamos sufriendo los abajo firmantes, que tenemos la desgracia de tener que pagar un alquiler para poder disponer de un techo digno.
Es de público conocimiento que en San Martín de Los Andes la demanda supera ampliamente la oferta de alquileres, y que frente a la posibilidad de generar más ingresos alquilando de forma temporal a turistas, la mayoría de los propietarios se ha volcado a esa actividad, lo que nos deja sin un lugar donde vivir cuando no disponemos de varios salarios para pagar los montos mensuales (montos incluso altos para viviendas donde se vive de forma precaria).
Lamentamos que no existan regulaciones que vigilen estos casos y somos víctimas de un sistema que ha favorecido la ganancia rápida en detrimento de nuestra economía, ya que las políticas públicas, que deberían tenernos en cuenta no han sabido o no han querido brindar soluciones. Los problemas relacionados con falta de contratos, múltiples exigencias de varios meses de adelanto en calidad de depósito, adelanto, inmobiliaria e impuestos entre otros que son múltiples y variados según lo que se le ocurra al propietario, hace que una familia necesite sacar un prestamos para poder asumir el ingreso a un alquiler, lo que pone en riesgo la economía familiar por lo inestable de la situación conocida por todos desde hace varios meses. Hay familias que sufren abusos y atropellos porque no pueden conseguir un lugar y la presión que tienen para devolver el lugar por el que pagan es muy alta, por lo que la situación esta al limite tanto para estas personas, como para los propietarios.
Somos 65 familias formadas por 179 personas -entre las cuales se contabilizan 53 niños-, que necesitamos de forma urgente tener una respuesta de parte de los responsables de los entes municipales y provinciales.
Se nos agota el tiempo, la mayoría de estas familias no encuentran un lugar donde vivir, no hay alquileres disponibles y lo poco disponible consta de precios exorbitantes, que como nadie ha regulado, se encuentran en condiciones deplorables.
Por lo tanto, estamos en una situación límite para que den respuestas urgentes los responsables de que estemos en esta situación. Consideramos que la desidia de los organismos de AFIP, MUNICIPIO Y RENTAS, han permitido el abuso de parte de muchos, que prefieren utilizar las propiedades para alquiler turístico y/o temporario.
Necesitamos ser escuchados de forma inmediata. No estamos solicitando que nos regalen nada. Simplemente no estamos en condiciones de pagar $80.000 para poder alquilar una casa, ni $45.000 para vivir en un monoambiente, ya que nuestros salarios no corresponden con esas cifras y además disponemos de múltiples gastos alimentarios, impositivos y familiares.
Agradecemos la difusión y el seguimiento de estos reclamos ya que el sistema formal de gestión de viviendas previsto, no ha logrado gestionar nuestras necesidades.
Aclaramos que somos personas que trabajamos, y queremos pagar el alquiler, que no estamos pidiendo que nos regalen nada, pero que necesitamos algún tipo de respuesta para no tener que irnos a vivir a la plaza, o vernos obligados a tomar medidas drásticas que consideramos como último recurso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.