Datos claves para aprender a leer la factura de gas y pagar menos

Datos claves para aprender a leer la factura de gas y pagar menos

Llegaron el invierno y las temperaturas bajo cero. Igualmente tenemos que saber que es posible gastar menos en el gas si conocemos cómo y por qué se genera el consumo.

Por SOLANGE RIAL

Se acercan los fríos extremos y muchos de nosotros nos estamos preguntando si las boletas de gas vendrán con gastos excesivos o no y cuándo es conveniente tener prendido los artefactos de calefacción para evitar adentrarnos en una deuda. Es por ello que aprenderemos a leer la factura de gas y a tener en cuenta ciertos tips para estar calentitos pero con el bolsillo a salvo.

Como primera medida debemos señalar que el Gobierno congeló hasta fin de año las tarifas de electricidad y gas al haber generado una prórroga por 180 días la Ley de Solidaridad. También extendió la prohibición de corte de tres a seis facturas consecutivas o alternas de los servicios de luz, gas, agua, telefonía, internet y TV.

La factura de gas está compuesta por los siguientes cargos: cargo fijo, cargo variable e impuestos. El cargo fijo como el variable dependen del tipo de tarifa que tengas mientras que los impuestos son un porcentaje de los dos ítems anteriores y ya depende de cada municipalidad.

Para continuar debemos entender que el metro cúbico es unidad de volumen y que su medición implica cuánto gas nos está entregando la compañía. Por otra parte las kilocalorías por hora es la unidad que mide el calor que entregan los equipos por ejemplo las estufas o termotanques.

Lo más importante es identificar cuál es la categoría de consumo. Por ejemplo la R1CA significa la Tarifa Residencial 1 y el CA Capital Federal. Esta categoría implica gastos hasta hasta 500 M3 y se calculan seis bimestres. Si en el promedio me paso aunque sea un poquito ya cambio de categoría y me suben los gastos fijos y los gastos variables. Esto implica que si el invierno consumo mucho más que el verano extenderé la alta categoría hasta el invierno siguiente.

Veamos algunos ejemplos de consumo de artefactos: un quemador mediano 1400 kcal/h 0,15 m3/h, calefón de 12 litros/min gasta 18000 kcal/h y 1,94 m3/h, termotanque de 75 litros consume 5000 kcal/h 0,54 m3/h. A su vez cada artefacto de una caldera gasta 20000 kcal/h y 2,15 m3/h y cada estufa 2500 kcal/h 0,27 m3/h.

Algunos consejos para controlar el consumo: calefaccioná sólo aquellos ambientes donde haya gente y como máximo a 20 grados, utilizá burletes en puertas y ventanas para reducir las infiltraciones de aire, apagá el piloto del calefactor cuando no lo uses. Cerrá los ambientes y dejá que entre la luz solar para que lo calefaccione generando un efecto invernadero.

Con respecto al baño: ducharte en un tiempo razonable que no supere los 15 minutos y si es posible no mezcles el agua caliente con la fria sino regulalo en el aparato de origen. Si vas a cocinar recordá que las hornallas y el horno no son para calefaccionar tu hogar porque no es eficiente y es muy peligroso y apagá la hornalla y el horno cuando termines de usarlos. Los artefactos categoría A son mas caros pero consumen menos.