Cría agroecológica de gallinas (segunda parte): Producción de pollos camperos

Cría agroecológica de gallinas (segunda parte): Producción de pollos camperos

De todas las actividades productivas que se realizan con animales, la cría de gallinas seguramente es la más difundida en todo el mundo por su sencillez y utilidad en espacios reducidos. Los conocimientos técnicos no solo permiten mejorar la actividad en pequeña escala, sino que aportan herramientas para emprendimientos más grandes.

Por JORGE E. GRAZIANO*

Descripción de la actividad

La producción de pollos para carne también es una actividad interesante para realizarla de forma agroecológica, aunque esté muy bien instalada la producción industrial, que es la principal abastecedora del mercado.

En este artículo nos referiremos al tipo de producción agroecológica, descartando la aplicación de paquetes tecnológicos compuestos de vacunas, antiparasitarios, antibióticos y aditivos.

Como siempre en estos casos se pone en duda la rentabilidad de la actividad agroecológica y la producción en cantidad, cuestiones que están en vías de superación en todo el mundo con el agregado de una mejor calidad en el producto final.

Pollos a campo / Foto ECOLOGÍA VERDE

Claro, si en el análisis de esta actividad vamos a poner en valor, solo maximizar ganancias, no hay manera de competir; pero si ponemos en valor el cuidado de la salud, el cuidado del ambiente y el bienestar animal, las ventajas son indudables. Igualmente debido a el ciclo de engorde mas largo y a la necesidad de contar con instalaciones adecuadas para la faena y los requisitos para la comercialización, la producción de pollos camperos para la venta solo es sustentable con lotes de engorde de 1000 aves o más. Para que esta actividad genere una fuente de ingreso con lotes de engorde menores (100 o 500 aves), se debe comercializar y faenar en finca.

Una de las limitantes de la producción en cantidad, es el espacio disponible ya que en el tipo de producción agroecológica, además de galpones para resguardo y alimentación, son necesarios parques de pastoreo rotativos. Otras limitantes para producción en escala son las habilitaciones municipales y de SENASA por el control sanitario y de la faena. También hay que considerar en emprendimientos comerciales los alcances de la comercialización.

A nivel familiar la producción de pollos para carne, no tiene restricciones, aunque las aves suministradas por los programas gubernamentales como el Pro Huerta, deben tener un registro de recepción y seguimiento, debido a la transmisión de enfermedades. Igualmente a nivel familiar es conveniente tener el asesoramiento de técnicos de INTA, SENASA, Municipios y Agencias de Producción Provinciales.

Hay varias razones por las cuales la producción de pollos para carne, se debe realizar en forma separada de las gallinas ponedoras, a nivel comercial. La primera es la alimentación distinta, las ponedoras necesitan alimento adecuado para la producción de huevos, el pollo de engorde necesita alimento para desarrollo muscular; otra es el ciclo de producción distinto, una gallina ponedora de raza entra en postura a los 5 meses y tiene buena producción de huevos unos 2 años. Un pollo para engorde del tipo campero (puede ser macho o hembra), comienza su ciclo desde pollito bb, hasta el peso de faena en unos tres meses. Todo esto lleva a un manejo distinto en los lotes de gallinas ponedoras y pollos de engorde, si queremos ser eficientes en la respectiva producción.

Pollitos bb

Hay un manejo común a las ponedoras y pollos de engorde, si partimos en ambos casos con lotes de pollitos bb; y es el uso de campanas de cría con lamparas infrarrojas o radiadores a gas, hasta unas dos semanas en que las aves adquieren sus plumas verdaderas y puedan conservar su temperatura corporal.

Las instalaciones son similares en superficie, aunque en el caso de ponedoras se necesitan nidales acondiconados para la puesta de huevos y asegurarse 14 hs de luz durante todo el año.

Un pollo de engorde criado en forma agroecológica no necesitaría suplementación de luz por lo cual en zonas con días cortos en invierno el ciclo de engorde es mas largo, también debido a las bajas temperaturas.

Un galpón con temperatura adecuada que asegure unas 17 horas de luz, contribuye a un ciclo de engorde mas regular y no desmerecería el tipo de producción agroecológica, aunque esto significa una inversión mayor.

Está claro, que en caso de climas fríos y días cortos, si no se tiene la capacidad de inversión para equipamiento eléctrico y de calefacción, conviene hacer la actividad en la época favorable. En estos casos se puede aprovechar la época desfavorable, para mejorar el empastado de parques con verdeos, acondicionar las instalaciones y utilizar las campanas de cría para producir y comercializar pollos recriados que se puedan engordar en otro lugar.

A nivel familiar la menor cantidad de aves hace que podamos tener un gallinero pequeño con reparos adecuados para ponedoras y otro acondicionado para pollos de engorde (recordemos que el manejo es distinto). También está la posibilidad de tener aves de doble propósito como las de razas Plymouth Rock barrada (batarazas) o Sussex que pueden proveer de carne y huevos aunque con menor eficiencia que las producciones especializadas.

En todos los casos debe quedar claro que los días cortos de invierno y las temperaturas bajas no son convenientes para lograr ciclos de engorde apropiados en los pollos camperos.

Como alternativa a la producción de pollos parrilleros a nivel industrial, tenemos este tipo de producción agroecológica más representativa de la producción local, a campo y natural. En este tipo de producción hay que diferenciar el pollo campero, el pollo ecológico y el pollo de crianza natural.

El pollo campero es un de cruza realizada por el INTA que seleccionó la capacidad de engorde y la rusticidad por sobre otras características, dirigido a sistemas de producción no industriales. Tienen plumaje de color variado, buenas características para carne y color de piel amarilla. Son de crecimiento más lento. El manejo del engorde contempla el uso de alimentos balanceados sin aditivos, a base de granos y pastoreo a campo. Los tiempos de terminación, para llegar a peso de faena, oscilan entre 80 y 90 días.

Hay que diferenciar en el crecimiento, la alimentación y manejo, tres períodos importantes, principalmente por el tipo de balanceado y granos a suministrar en cada etapa.

Tenemos el período de cría, desde el pollito bb hasta los 35 días, luego el período de recría desde los 36 a 65 días y el período de terminación de 66 a los 90 días como máximo.

Se denomina pollo ecológico u orgánico al que tiene una trazabilidad o seguimiento según normas controladas por SENASA (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria), y que está bajo el control certificado de las oficinas de producción orgánica.

Un pollo de crianza natural es aquel que proviniendo de criaderos privados o de programas de gobierno (como el campero INTA), se engorda con salidas a campo y alimento balanceado, cuidando una densidad menor de pollos por metro cuadrado, que en los sistemas intensivos.

Producción familiar

Para producción familiar de autoconsumo, alcanza con tener un modelo de gallinero como el que se indica ACÁ (PDF).

Conviene si se van a criar pollos camperos y gallinas ponedoras, por ejemplo de las provistas por el INTA; hacerlo por separado. Esto es por los ciclos productivos distintos, el manejo y la alimentación.

Para identificar bien a las aves y que no haya confusión si se crían juntas, las gallinas ponedoras INTA son negras y rubias, los camperos son de colores variados, pero pueden haber algunos que se confundan con las ponedoras. En este caso y si no se tienen gallineros separados lo mejor para diferenciar ponedoras de camperos es recibir a los pollitos bb de unos y otros en épocas separadas, de esta manera podremos diferenciarlos por tamaño.

A nivel familiar no es tan importante la diferenciación entre etapas de cría, recría y terminación; aunque sí hay que tener en cuenta la provisión de alimento balanceado de calidad hasta los 35 días, alimentos con por lo menos un 20% de proteína. También es importante el emplume adecuado de los pollitos (unas tres semanas) para que puedan salir a campo.

Hay que asesorarse bien, en el caso de gallineros familiares, para ver cómo son las reglamentaciones municipales, sobre todo en las zonas más urbanizadas.

Emprendimientos en escala

En el caso de emprendedores que quieran comercializar el pollo para carne, tienen que evaluar varias cosas a saber:

  • La disponibilidad de espacio adecuado.
  • Las habilitaciones municipales y de SENASA.
  • La faena y venta en finca y comercialización local en caso de lotes menores a 1.000 aves.
  • La venta al precio de peso vivo o faenado si hubiera estructura, en lotes de mas de 1.000 aves.
  • Equipamiento para procesamiento o derivación de los descartes (plumas, cabeza y patas); en caso de faena local.

En el caso de emprendedores pequeños, solo conviene realizar la actividad si se va a comercializar en finca, el pollo faenado, por lo cual la comercialización personalizado es un punto importante.

Pollos camperos / Foto INTA

La producción de pollos agroecológicos en pequeña escala no tiene una alta rentabilidad por lo cual conviene complementarla con otra actividad como huerta agroecológica o producción de fruta fina, aprovechando las camas de recambio de los galpones de crianza, como fertilizantes para los cultivos.

En emprendimientos productivos comercializables se debe cuidar muy bien las etapas de alimentación, si queremos llegar adecuadamente al peso de faena.

En esta dirección la recomendación es, en la etapa de cría, suministrar alimentos balanceados para pollitos bb con 20% de proteínas; en la etapa de recría ( del día 36 al 65), se debe dar alimento de crecimiento con un 17% de proteína y permitir acceso al parque de pastoreo con suministro adicional de granos de maíz, trigo o sorgo. En la terminación (día 66 hasta peso de faena), se debe suministrar alimento para esa etapa y los cereales mencionados, continuando con el pastoreo a campo. El peso vivo de terminación de los pollos camperos es de alrededor de 3Kg y un rendimiento faenado del 78%, es decir podemos logra un pollo faenado de 2,34 Kg

También hay antecedentes de producción de pollos agroecológicos con sustitución de gran parte del alimento balanceado, por lombrices excedentes de la producción en escala de lombricompuesto.

Podemos ver un propuesta-guía para la producción de 100 pollos camperos ACÁ (PDF).

Costo de producción primario

A continuación, explicamos cómo evaluar el costo primario en la producción del pollo campero, lo cual es algo más simple que el costo de producción, aunque nos da una idea inicial de los números de esta actividad.

Primero debemos tener en cuenta que los precios conocidos de mercado, son de los pollos industrializados (parrilleros); y que el pollo campero criado en forma agroecológica, por su mayor valor agregado, normalmente, tiene un precio más alto.

Con esta última consideración podemos hacer el cálculo simple. Sabiendo que necesitamos 7,5Kg de balanceado y 2Kg de cereales para llegar a un peso vivo de 3Kg; vemos con los precios de mercado mayorista de alimentos, el costo. Luego al precio mayorista por Kg del pollo parrillero lo incrementamos un 50% y tenemos el ingreso. Así podemos ver cuanto gastamos en alimento por animal terminado. Si faenamos en finca comparamos con el precio minorista.

Para calcular la rentabilidad de la actividad, debemos considerar además, los gastos en sanidad, mano de obra, gastos de calefacción en invierno y ventilación en verano, costo de las aves, amortización de instalaciones y gastos de comercialización.

Faena

Hay una gran parte de pequeños productores de zonas periurbanas y rurales que se dedican a criar pollos para carne, realizando la faena en finca y comercializando en forma particular en municipios y ferias locales. Esta modalidad se encuentra en crecimiento por lo cual es un desafío generar un marco adecuado de condiciones higiénico-sanitarias que el pequeño productor pueda cumplir para legitimar la producción ante las autoridades de control y el consumidor.

La faena artesanal, domiciliaria o a campo es una práctica muy común en granjas pequeñas y medianas, ante lo cual el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), propone una guía de buenas prácticas de faena, dirigida a estos sectores.

El INTA tiene publicado una manual completo de avicultura, que incluye información sobre pollos para engorde y gallinas ponedoras; con detalles completos sobre el manejo de la producción, faena, alimentación, enfermedades, descripción de razas y biología de las aves. El manual se puede consultar ACÁ (PDF).

Conos para sacrificio de aves

En el bloque temático IV, de este manual, se desarrolla especialmente, el tema de la faena, procedimientos, infraestructura, tratamiento de los desechos y presentación para la comercialización.

*Jorge E. Graziano es ingeniero agrónomo. Extensionista retirado AER – INTA San Martín de los Andes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.