Cómo ganarle a la inflación en los consumos diarios… sin morir en el intento

Cómo ganarle a la inflación en los consumos diarios… sin morir en el intento
Por SOLANGE RIAL

Las metas de inflación para todo 2019 subieron al 40% y la última medición del Indec respecto a febrero fue del 3,9%. Esto significa que los pesos pierden valor todo el tiempo y cae nuestra capacidad de compra.

El otro día fui al supermercado por yogur bebible. En solo un día el precio lo habían remarcado en más de 10 pesos. Esto me dejó pensando: ¿qué estrategias tenemos los consumidores para tratar de no pagar estas sumas tan excesivas?

Algunas columnas atrás dejamos en claro que de ninguna manera es recomendable hacer gastos corrientes (compras del supermercado) en cuotas con la tarjeta y mucho menos si las cuotas son con interés. En el único caso que lo recomendamos es cuando nos dan un descuento de la compra total por pago en una cuota en crédito o débito. Para eso debemos conocer de antemano qué día y con qué banco están los descuentos.

Algunos economistas recomiendan ‘estoquearse’. Esto significa comprar todos aquellos productos como alimentos no perecederos, productos de limpieza o de perfumería al por mayor o cuando estén de oferta, y guardar una importante cantidad. Es importante saber qué vamos a comprar antes de ir al supermercado (las revistas que ellos lanzan pueden ser útiles).

En el cálculo entre el ahorro del precio inicial más la inflación proyectada podríamos llegar a tener a nuestro favor casi un 40% del valor. Sin embargo esto requiere, por un lado, guardar un monto importante de dinero para hacer la compra, y dejar de lado productos con fecha de caducidad. Otro consejo es comprar las marcas propias del supermercado, muchas veces valen la mitad que las marcas líderes.

No obstante hay que tener mucho cuidado de no caer en los “falsos” productos. Han aparecido denuncias en las redes de productos que dicen ser una cosa y son otra. Así, en vez de queso rallado te venden “aderezo en base a queso con almidón” o en vez de hamburguesas “carne con soja”, o leche “alimento a base de leche con lactosa”. Estos productos son de pésima calidad y colaboran a la malnutrición.

Desde acá volvemos a hacer hincapié en las aplicaciones para comparar precios de productos y lugares. La vez pasada presentamos https://www.preciosclaros.gob.ar, y hoy lo haremos con la app ‘Comprando’, que permite ver y compartir información de productos y precios en cualquier punto de venta y compararlos en tiempo real. También recomendamos averiguar precios en ferias callejeras, venta de productores directos, mercados populares, etc.

Recomendamos todos los meses, además, hacer la lista de gastos corrientes (fijos y variables de ese mes), gastar solo en lo imprescindible, buscar precios constantemente, hacer compras al por mayor, estoquearse, bucear por los mercados informales y productores directos.

Sabemos que cuesta pero adelantar pagos de servicios suele convenir al largo plazo. Las patentes del auto o las obras sociales ofrecen congelar precios por el pago anual o semestral.

Tenemos que eliminar de raíz los gastos innecesarios. Café, remises, una cerveza, una remera que nos gustó, un esmalte, cualquier cosa que se gaste sin reflexionar. Hay que pensar si la satisfacción que obtenemos vale la pena el gasto. Estos consumos pueden llegar al 20% de nuestro gasto total mensual.

Y como lo hicimos en la primera columna de esta sección, si nos sobran pesos de ninguna manera hay que guardarlos en nuestra moneda. Desde acá recomendamos bucear en las inversiones (acciones o bonos) o en la compra de divisa extranjera. Suele convenir más que un plazo fijo.

Para cerrar recomendamos acompañar esta columna con entregas anteriores en la que brindamos consejos para las compras inteligentes y repasamos cómo usar eficientemente la tarjeta de crédito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.