Cinco errores financieros muy comunes que pueden derivar en una catástrofe

Cinco errores financieros muy comunes que pueden derivar en una catástrofe
Por SOLANGE RIAL

Tentarse con planes para invertir en un sistema fraudulento. Si hacemos memoria, a todos nos pasó alguna vez que un amigo o conocido se acercó o publicó en las redes sociales que existe un método para invertir muy poco capital (por ejemplo, mil pesos) con el que podemos llegar a ganar hasta 50 mil o 100 mil pesos. Nunca queda claro a través de qué forma esta agrupación generará ese dinero ni quiénes son los que lo dirigen. Lo único que tenemos de referencia es a esa persona que nos quiere contar en secreto de qué se trata el gran negocio. Estos sistemas se llaman Ponzi y son sumamente fraudulentos. En el siguiente video les explico en menos de un minuto cómo se lleva a cabo la estafa.

https://youtu.be/lg_zLJCqXs4

Pensar que comprar un plan de auto-ahorro es un buen negocio. Se trata de planes de financiación de vehículos hasta 84 cuotas para quienes no tienen nada de capital inicial. La promesa incluye un sorteo para poseer el vehículo de forma anticipada antes de que se terminen las cuotas. Pero en un país con una creciente volatilidad económica, estos planes se convirtieron en una tragedia. El valor del auto se actualiza constantemente y este valor es en moneda extranjera. Solo el año pasado el peso argentino se devaluó en más de un 100% y esto incrementó las cuotas a niveles impagables. Para quienes ya estén dentro de este problema, pueden asesorarse con un abogado para intimar a la empresa ante la falta de pago (intentar recuperar lo pagado) o la venta del vehículo con el plan sin concluir.

Sacar un préstamo personal para pagar gastos corrientes. Ante la crisis es muy común que suceda que a medida que nuestro poder adquisitivo baja, no ordenemos nuestros gastos, por lo que muchas veces nos convertimos en deudores casi sin darnos cuenta. Los carteles publicitarios nos ofrecen hasta 74 cuotas a un solo click de distancia. Tomar este camino es el peor de todos y si deciden tomarlo porque no les queda otra, siempre miren el Costo Financiero Total o CTF, que en la actualidad ha llegado hasta las tres cifras. Como siempre, volvemos a insistir en el armado de la lista de los gastos fijos y los eventuales. Los analistas recomiendan gastar un 70% del sueldo en salud, vivienda y transporte, y un 30% en esparcimiento y ahorro.

Reventar la tarjeta de crédito y refinanciar la deuda. Al igual que el tema anterior, ya hemos hecho mención a esta problemática en columnas anteriores, pero es muy necesario recordarlo: los intereses son abismales. Nunca hay que pagar el mínimo ni mucho menos refinanciar la deuda en muchos meses. Esto será una deuda imparable. Hay que ajustarse los pantalones y pagar la deuda lo antes posible. Tampoco hay que meterse en planes de 3, 6 o 12 cuotas con interés: el CTF está llegando al 150% anual. Para que lo visualicen bien, es como si al precio que ven en la vidriera le tendrían que sumar el 70% del valor. En el caso de tener que endeudarse con tarjeta, recomendamos el ‘Ahora 12’ que si bien tiene interés, es bastante menor. Estamos hablando de un CTF del 32% anual.

Dejar dólares abajo del colchón por años. Supongamos que nos sobraron unos pesos, entonces los cambiamos a dólares y los dejamos abajo del colchón. Esta decisión es pésima por dos motivos. Primero, a nivel macroeconómico: nuestro país no fabrica dólares así que si los sacamos del sistema financiero estamos perjudicando al común de la población. Segundo, porque podríamos reinvertirlos y “hacerlos trabajar”.  Además no todos los años el dólar se dispara. Hubo años en que la divisa extranjera estaba planchada y había otros instrumentos financieros que se volvieron mucho más rentables, como supieron ser las Lebacs, acciones de empresas o bonos. En años donde el dólar está planchado hay inflación en dólares y podemos perder poder de compra de nuestro capital si no lo sabemos mover bien.

Yapa. La lista de los gastos mensuales es imprescindible como conocer nuestra capacidad de ahorro; punto vital y necesario para hacer cualquier tipo de adquisición sin endeudarnos. Hay que desconfiar de toda inversión que no conozcamos cómo funciona. Nadie te regala dinero y podrías ser estafado y estafar a otros. Invertir es una buena forma de aumentar nuestros ingresos pero hay que hacerlo con conciencia y conocimiento, que es la idea de estas columnas: empezar a orientarlos para que no solo dependamos de nuestro salario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.