#24M La desgarradora pero valiente historia de Sonia

#24M La desgarradora pero valiente historia de Sonia

En 2015, una vecina de San Martín de los Andes daba a conocer lo que su conciencia no le permitía ocultar más: asumía que había sido testigo de la apropiación de dos chicos durante la dictadura cívico-militar por parte de sus padres.

Una desgarradora pero valiente historia que vale recordar porque puede servir de espejo para otras que se develaron y tantas más que aún permanecen ocultas, y que expone uno de los rasgos más perversos de la dictadura y los represores: la apropiación sistemática de niños y niñas.

En febrero de ese año, Sonia Manzini se acercaba a FM Pocahullo y allí, ante representantes de organizaciones sociales y de derechos humanos, denunciaba a sus propios progenitores, la jueza de Paz de Junín de los Andes Raquel Briceño y el militar retirado Roberto Manzini, por apropiación de menores.

Recordaba con detalle la aparición de su hermano de crianza Julio, de mano del exjuez de Paz de San Martín de los Andes Julio Cesar Quiroga –ya fallecido–, así como la entrada en la familia de su primo de crianza Raúl.

La denuncia se formalizó ante la Unidad Especializada para casos de Apropiación de Niños durante el Terrorismo de Estado, y recayó en la Justicia Federal de Neuquén, que sin embargo poco y nada hizo avanzar la investigación.

Acompañada por las organizaciones y por Raúl, Sonia hizo frente a las cámaras y a los micrófonos para romper definitivamente el pacto de silencio de más de tres décadas. En San Martín de los Andes, muchos los difamaron.

Pero en pocos días encontraron a dos mujeres humildes, quienes finalmente resultaron las madres biológicas de Julio y Raúl. Se realizaron los exámenes de ADN en el Banco Nacional de Datos Genéticos y se comprobó fehacientemente la apropiación de Julio Rafael Manzini y Raul Celso Barizoni.

Sus partidas de nacimiento habían sido falseadas: la madre de Julio Rafael era María Alicia Cifuentes y la de Raúl Celso una mujer oriunda de Aluminé, que pidió preservar su identidad.

En 2017, Briceño y Manzini fueron acusados de apropiación de menores, supresión de identidad y falsificación de documento público y, mediante un juicio abreviado, condenados a tres años de prisión en suspenso.

Fuente: AlMargen.org.ar

DEJANOS TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.