El escándalo en el que está envuelta la obra social Unión Personal parece no tener fin: miles de trabajadores estatales de la zona siguen sin poder acceder a atención médica.

El Colegio de Profesionales del Arte de Curar Zona Sur (COPAC) acusó a la Clínica Chapelco de intentar quedarse con la exclusividad de la atención en la región mientras que ese sanatorio privado ventila presuntas sobrefacturaciones a la obra social por parte de profesionales asociados al Colegio.

Jorgelina Mir, titular del COPAC, había deslizado un vínculo entre la intermediaria de UP, Medlink SA, y la clínica de San Martín, que habría derivado en la ‘exclusividad’ de ese centro médico en desmedro de otras clínicas privadas de la región.

“Es una jugada económica premeditada”, decía Mir a Realidad Sanmartinense; tras lo cual el director de la Chapelco, Gustavo Dileo, salió a cruzar a la médica por el mismo medio, al afirmar que “no hay nada ‘premeditado’ como expresa livianamente la presidenta del COPAC”.

Lo cierto es que, en medio de ese cruce, están cientos de trabajadores estatales que en la actualidad no cuentan con atención médica por decisión arbitraria de la obra social, a la que siguen aportando mensualmente, al igual que los organismos nacionales para los cuales trabajan.

En ese marco, vale recordar que para el martes 12 a las 10 de la mañana en la Intendencia del PN Lanín, está convocada una asamblea general de afiliados de la región (San Martín, Junín y Villa) con el fin de debatir y establecer los pasos a seguir ante el estado de indefensión y abandono en el que se encuentran.