Trabajadores de Salud Mental y Servicio Social del Hospital Ramón Carrillo se declararon en asamblea permanente ante la falta de personal, por lo que la atención se encuentra afectada.

Según indicaron los propios empleados del área, desde el lunes solo se atienden urgencias y guardia, mientras que no se dan turnos y los servicios programados fueron cancelados hasta tanto obtengan respuesta a sus reclamos por parte de la Subsecretaría de Salud de la provincia.

En concreto, reclaman el llamado a concurso para cubrir tres cargos de trabajadores sociales y uno de psicología que quedaron vacantes por renuncias y jubilaciones y que no fueron cubiertos, además del pase a planta permanente de un empleado precarizado desde hace dos años.

La medida de fuerza afecta la atención en el nosocomio, en el Centro de Día y en los centros de salud de El Arenal y Cordones del Chapelco.