Unión Personal (UP), obra social que atiende a afiliados de UPCN y ATE, suspendió todos los servicios desde principios de este mes, afectando a trabajadores estatales de San Martín, Junín y Villa La Angostura.

Ello implica que cientos de beneficiarios debieron descontinuar tratamientos, suspender servicios médicos programadas como intervenciones quirúrgicas, cancelar estudios y tratamientos y todo tipo de prestaciones.

Según trascendidos, la medida se adoptó luego de varias denuncias vinculadas a sobrefacturación por parte de profesionales de la zona; es decir, médicos que, supuestamente, habrían facturado a la obra social prestaciones que en realidad no brindaron.

En ese sentido, la obra social se encontraría realizando una profunda auditoría para determinar la veracidad de esas denuncias o descartarlas, lo que podría demandar un tiempo prolongado hasta la normalización de los servicios.

La comisión directiva del Colegio de Profesionales del Arte de Curar Zona Sud (COPAC), por su parte, emitió un comunicado en el que aclara que sus asociados “no ha suspendido las prestaciones ni ha efectuado ninguna medida de fuerza ni de corte de servicio”.

También advierte que los afiliados a la obra social “deberán efectuar previo pago de la consulta y que, de corresponder, la misma deberá ser gestionada ante la obra social para su reintegro”.