Durante la audiencia de conciliación que se llevó a cabo el  jueves en la Subsecretaría de Trabajo no se alcanzó un acuerdo entre el Municipio y el gremio de los trabajadores municipales.

Según trascendió, representantes de la Junta Interna Municipal volvieron a plantear un bono de emergencia de 15.000 pesos para todos los trabajadores y a reclamar por las condiciones de trabajo, mientas que los del Ejecutivo advirtieron que el gobierno local no está en condiciones financieras de afrontar dicho monto.

Al no alcanzarse un acuerdo entre partes en el marco de la conciliación obligatoria dictada el lunes pasado por la Subsecretaría, esta dependencia las convocó a una nueva audiencia para el jueves 10, aunque no se descartan reuniones previas entre la intendenta Brunilda Rebolledo –que por estas horas retorna de sus vacaciones– y los delegados sindicales.