Para el mediodía de este jueves está prevista la audiencia entre el Ejecutivo y la Junta Interna Municipal, en el marco de la conciliación obligatoria dictada la Subsecretaría de Trabajo.

El lunes pasado, esa dependencia provincial dictó la conciliación luego de una semana de asamblea permanente decidida por los trabajadores municipales, lo que impidió la recolección de residuos y el normal desarrollo de las tareas dentro del Municipio.

Ahora, las partes tratarán de acordar una salida al conflicto con la mediación de la Subsecretaría. No obstante, parece difícil que, al menos este jueves, se logre un acuerdo, teniendo en cuenta las posiciones irreductibles de las partes.

Por un lado, la Junta Interna reclama un bono de 15.000 pesos para actualizar los alicaídos salarios, afectados por la inflación, y el Municipio ya anticipó a través de Sergio Winkelman que no cuenta con fondos para hacer frente a una erogación de esas características.