La Escuela 7 y el Jardín de Infantes 30 de Junín de los Andes debieron suspender el dictado de clases desde el lunes ante la falta del suministro de agua.

La denuncia fue formulada por ATEN Junín, gremio que advirtió que en esta localidad “una de cada cuatro escuelas tiene que suspender sus clases semanalmente por las condiciones edilicias”.

El problema edilicio viene siendo tema de debate entre las autoridades municipales y el gremio que agrupa a los docentes, y se disparó luego de que el viernes pasado se incendiara parte de la Escuela 306 de Nahuel Mapi Arriba, causado por un cortocircuito.