Ante la paralización del servicio de recolección de residuos, un pequeño grupo de vecinos decidió llevar basura a la sede gremial. Pero se equivocó de sindicato…

El insólito hecho tuvo lugar el domingo: enojados con los trabajadores municipales que pretenden preservar el poder adquisitivo de sus salarios, algunos vecinos decidieron echar bolsas de basura frente a la sede del sindicato que los agrupa, según suponían.

El error se sumó a la irresponsable iniciativa, porque encima se equivocaron de sede gremial. De hecho, ATE Zona Sur, donde dejaron las bolsas de basura a través en un operativo comando, presentó una denuncia policial contra los promotores del despropósito.

Pero lo más llamativo es que estas personas culpen a los empleados de un servicio que debe prestar el Municipio. La iniciativa, por tanto, tuvo por objetivos promover el enojo de vecinos contra vecinos, de trabajadores contra trabajadores, y así desviar la atención de las responsabilidades inherentes al Estado.