ATE se declaró en alerta y movilización y paralizó el servicio de recolección de residuos al no recibir respuestas a sus reclamos de actualización salarial y condiciones laborales.

La Junta Interna Municipal tomó la medida al no recibir respuestas por parte del Ejecutivo del reclamo de reapertura de las negociaciones paritarias, un bono de 15.000 pesos y mejoras en las condiciones laborales en diferentes sectores y dependencias del Municipio.

En concreto, el servicio de recolección de residuos no se llevará a cabo al menos hasta el jueves próximo, según la decisión de la Junta Interna, pero la medida de fuerza también afecta a otras dependencias como el ICE, Tránsito y Parques y Jardines, entre otras.

El Municipio, en tanto, instrumentó un “cronograma de emergencia” para la recolección de residuos domiciliarios, consistente en realizarlo con vehículos de menor porte de otras dependencias, por lo que se pidió la “colaboración de la comunidad”.