banner_detodo_450x150

Una investigación revela que el cambio climático está afectando la germinación del roble pellín, el raulí y la lenga, tres especies nativas de la Argentina y Chile.

El trabajo conjunto de INTA Bariloche, Conicet, la Uiversidad Nacional del Comahue (UNCo) y la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) en el Parque Nacional Lanín, indica que, en condiciones naturales, las tres especies pueden germinar en diferentes alturas de montaña, incluso fuera de su ‘franja preferida’.

Pero cada especie lo hace a una temperatura media diferente y siguiendo sus propios patrones. Lo que lleva a que, calentamieno global mediante, “podría cambiar estos patrones y modificar la futura distribución de las tres especies”, según Verónica Arana, investigadora del INTA Bariloche-Conicet y coautora del trabajo.

En concreto, “en los últimos 10 años registramos aumentos sensibles en la temperatura de estos bosques” ubicados a orillas del Lácar. “Eso está ocurriendo ahora, no dentro de 60 años, y como ya vimos a lo largo de la montaña, cambios muy pequeños en la temperatura —de medio grado, incluso— alteran la germinación del roble pellín, el raulí y la lenga”.

“Con la gente de Parques Nacionales, por ejemplo, detectamos que al nivel del lago Lácar hay árboles muy robustos de roble pellín, pero si miramos al piso casi no vemos regeneración. O sea, los árboles presentes germinaron tal vez hace 100 ó 200 años, con otras condiciones climáticas”, agregó.

De acuerdo a Arana, “en el escenario actual estamos viendo que la generación de nuevas plántulas empieza a estar comprometida. En general, notamos que a las tres especies les está yendo mejor hacia zonas más frías, más altas en la montaña”.

Según la científica, el cambio climático predice que hacia 2080 los ambientes de la Patagonia sufrirán un aumento de casi 3 grados en la temperatura media anual del aire, lo que compromete en el presente y hacia el futuro la supervivencia de las tres especies nativas.

La investigación fue publicada en la revista New Phytologist en coautoría de Arana, Marina González, Alejandro Martínez, Leonardo Gallo, Diego Batlla, Roberto Benech y Rodolfo Sánchez, docentes de la FAUBA y profesionales de la Universidad Nacional del Comahue (UNCo).