El Gobierno Nacional dio marcha atrás con el congelamiento del precio de los combustibles y desde este jueves autorizó una nueva suba del 4 por ciento.

En la semana siguiente a las PASO, Mauricio Macri anunciaba –entre otras medidas– el congelamiento del precio final de los combustibles por 90 días, buscando paliar el fuerte impacto de la devaluación sobre los bolsillos de la mayoría de la población.

Sin embargo, solo pasó poco más de un mes para que los descongelara argumentando la “volatilidad del precio internacional del petróleo”, según se indica en el decreto del Ejecutivo.