El gobierno neuquino rechazó la decisión del Gobierno Nacional de militarizar Vaca Muerta con centenares de gendarmes, según ordenó la ministra Patricia Bullrich.

El Ministerio de Seguridad dispuso ampliar la jurisdicción de la Gendarmería Nacional al “espacio geográfico de la formación geológica Vaca Muerta situada en la Cuenca Neuquina que comprende parte de las provincias de Neuquén, Río Negro, La Pampa y Mendoza”.

De acuerdo a la disposición conocida este martes, con ello se busca “garantizar el suministro de bienes e insumos indispensables para el correcto desarrollo de la actividad de explotación de hidrocarburos”.

En concreto, el gobierno de Mauricio Macri busca amedrentar a los trabajadores afiliados al Sindicato de Petróleo y Gas que conduce Guillermo Pereyra, que se declaró en “alerta y movilización” luego de la suspensión de unos mil obreros del sector y ante la amenaza de despidos masivos.

Pereyra consideró que “es inconcebible que se autorice a una fuerza de seguridad a actuar como si estuviéramos en estado de conmoción interna… Acá no tenemos ataques terroristas que ameriten una suerte de estado de alarma semejante”.

“Es una nueva intromisión en las autonomías provinciales, un avasallamiento al régimen federal a través del dictado de una norma que involucra competencias que no le son propias”, afirmó por su parte la ministra de Trabajo, Seguridad y Desarrollo Social del Neuquén, Vanina Merlo.