En varios lugares del país comienza a ser un proyecto para estar a la moda… Pero acá cerca ya es un hecho llevar tu táper a la heladería y así pagar menos mientras ayudás al medio ambiente.

La iniciativa es de Tío Tom, una de las heladerías más tradicionales de Junín de los Andes. Desde el mes pasado, podés ir con tu envase al local ubicado en la calle San Martín entre Lamadrid y Milanesio, justo frente a la plaza, y te llevás los sabores de helado que más te gustan a un precio reducido.

La modalidad de venta tiene un doble propósito: por un lado, se abarata el costo de venta al obviar el uso de envases que se añaden al precio final del producto; por otro, esos usuales pero pernicioso envases de telgopor dejan de ser ‘descartados’ en el medio ambiente.

El telgopor o poliestireno expandido (EPS) es un material plástico derivado del petróleo que no es biodegradable y, según recientes estudios, puede tardar entre 50 y 500 años en degradarse en el medio ambiente, sin contar el efecto inmediato y mortal para la vida de muchos animales que lo ingieren accidentalmente.