Un estudio realizado por expertos de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA determinó que el volcán Domuyo se está inflando y puede explotar.

Los científicos atribuyen este inusual y acelerado crecimiento a que el volcán está en actividad, cuando se lo creía dormido o extinguido, y que se encuentra en una fase que podría derivar en eventuales explosiones.

En el estudio titulado “El Domuyo se infla y puede explotar”, publicado en el portal Nexciencia.exactas.uba.ar, se indica que desde 2014 el volcán está creciendo a un promedio de 11 centímetros por año, de acuerdo a información satelital analizada por los especialistas.

Literalmente, el volcán ubicado en el norte neuquino se está inflando aceleradamente, lo que se produce por inyección de magma desde la profundidad; es decir que hay gases y material que pugnan por salir, pudiendo derivar en una explosión.

El Domuyo convive con otro centro volcánico que es la Laguna del Maule, en el límite argentino-chileno, que tiene la forma de una caldera de unos 25 kilómetros por 15. “Este centro volcánico se está inflando a gran velocidad, la máxima registrada en la Tierra para un centro volcánico”, advierte Andrés Folguera, investigador en el Departamento de Ciencias Geológicas de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA.

Sin embargo, el especialista aclara en el citado informe que “ello no necesariamente va a desembocar en una explosión dramática, porque el volcán puede desinflarse si logra evacuar el gas a través de grietas en sus paredes”.

Ante el alerta, la Universidad Nacional de Río Negro y el Instituto Geofísico Sismológico ‘Ingeniero Volponi’ instalarán cuatro estaciones sísmicas que servirán para medir la deformación y un seguimiento químico de las fumarolas, trabajos que se iniciarán esta semana coordinadas por Defensa Civil del Neuquén y el Servicio Geológico Minero Argentino (Segemar).