El intendente de Junín y el gremio docente se cruzaron por las condiciones edilicias de la Escuela 130 de El Salitral.

Ello ocurre luego de que la semana pasada ATEN resolviera que ningún alumno asistirá al establecimiento hasta que las obras de mantenimiento se realicen. “Carlos Corazini tiene que responder ante la comunidad en qué está gastando el dinero de mantenimiento de nuestras escuelas”, denunciaba el gremio.

Horas más tarde y mediante un carta pública, Carlos Corazini repudiaba esa decisión y dichos de dirigentes gremiales ante la ministra Cristina Storioni, atribuyéndolos a cuestiones políticas y señalando que “las infraestructuras necesarias para la Escuela 130 de El Salitral y otros establecimientos, requieren de otra intervención que supera el Convenio de Mantenimiento Escolar”.

Por último, ATEN emitió un duro comunicado en el que advierte que “la Escuela 130 es sólo un ejemplo del sistemático abandono por parte de mantenimiento que está a cargo del Ejecutivo Municipal de Junín de los Andes”.

“En la mayoría de los casos, su inoperancia frente a cuestiones mínimas derivan en problemáticas de carácter estructural. Como consecuencia de esto, año tras año, las escuelas se ven obligadas a suspender clases”, prosigue el comunicado.

Entre los inconvenientes que se enumeran, aparecen pérdidas de gas, baños destruidos, techos que se caen, vidrios rotos que pueden lastimar a cualquier estudiante, agua contaminada, cloacas que desagotan en arroyos, cables pelados, roedores, etc.

Por último, le piden al intendente que “no vaya sólo a inaugurar edificios con el gobernador, recorra las escuelas”, advirtiéndole que “si no realiza las tareas de mantenimiento que tiene a su cargo, la Escuela 252 de Paimún estará en muy poco tiempo en la misma situación que el resto”.