Por GUSTAVO H. MAYARES

La dramática historia de los residuos que a diario produce San Martín parece no tener fin: cuando hace semanas se resolvió el destino final de la basura con la habilitación judicial del vertedero regional de Alicura, ahora resulta que no hay lugar para instalar una planta de transferencia, siquiera transitoria.

La solución estuve cerca de concretarse, cuando la cantera de Bourguignon fue alquilada y habilitada por el Concejo; pero un garrafal “error humano” –como se dijo desde el gobierno local– echó todo por la borda: se colocaron residuos en el suelo del lugar cuando eso está taxativamente prohibido.

Se dio marcha atrás y de nuevo a buscar un sitio adecuado para realizar la transferencia. Apareció casi milagrosamente el Regimiento 4, que por unas semanas brindó un alivio a la situación al ceder un predio donde realizar la tarea. Hasta que se terminó el periodo de gracia y todo volvió a foja cero, sin que en medio nadie haya encontrado el lugar alternativo.

El viernes último, cuando otra vez la basura inundaba la vía pública de la ciudad y barrios periféricos, el Municipio sacó a la calle todos sus vehículos disponibles para realizar una recolección ‘sui generis’, mientras los camiones para ese fin se dirigían a Alicura a realizar el vuelco directo.

Una nueva medida adoptada a la desesperada cuando se corre atrás de los problemas y no se anticipan…

Por esas horas, Brunilda Rebolledo recurrió a su par Carlos Corazini, solicitando el uso del Vertedero Municipal de Junín para hacer la transferencia. Como era de esperarse, intendente, concejales y vecinos juninenses salieron a rechazar tal posibilidad en duros términos.

Mientras tanto, el Ejecutivo municipal sigue negándose a convocar la Comisión de Seguimiento de RSU prevista en la Ordenanza GIRSU de 2017, como propuso la Defensoría del Pueblo y el Ambiente, lo que habilitaría una mirada más amplia y multiplicidad de criterios para abordar un problema al que el gabinete de Rebolledo no le encuentra solución.

Y así, sin solución a la vista, la basura vuelve a acumularse en veredas y calles sanmartinenses…