Por SOLANGE RIAL

El resultado de las PASO a nivel nacional fue una sorpresa para la mayoría de los argentinos ya que el grueso de las encuestas no vaticinó una distancia de 15 puntos entre Alberto Fernández del Frente Todos y Mauricio Macri por Juntos por el Cambio.

El lunes, el dólar se disparó, la bolsa cayó estrepitosamente, el valor de los bonos argentinos se derrumbó y el Riesgo País se fue por las nubes. Fue entonces que el Presidente culpó a la oposición por este escenario de incertidumbre económica y amenazó al electorado con que esta situación es solo una probadita de lo que va a pasar en octubre si se repite el resultado en las urnas y un peronista vuelve a sentarse en el sillón de Rivadavia.

Pero, ¿qué es el ‘mercado’ al cual se refiere Macri?

Fondo Monetario Internacional. El organismo multilateral de créditos le brindó a la Argentina un préstamo stand by de 50 mil millones de dólares a 36 meses además de unos 5.600 millones de dólares provenientes del BID, del Banco Mundial y del CAF-Banco de Desarrollo de América Latina. La contracara de este ‘salvataje’ económico es la intromisión del organismo en materia económica local con un fuerte objetivo en la reducción del déficit fiscal, que perjudica claramente el gasto social para la protección de los sectores más vulnerables.

Bancos. Después de que el Gobierno desarmara la bomba de las Lebacs, armó otra y mucho más peligrosa: las Leliq. Una Letra de Liquidez del Banco Central es un préstamo que adquiere el Banco Central de la República Argentina con los bancos por una semana. Las Lebac las podía adquirir cualquier ciudadano, las Leliq en cambio es un negocio reservado exclusivamente para entidades financieras. Según los últimos datos del BCRA, la deuda de Leliq alcanza casi 1,2 billones de pesos; o mejor dicho, un 5% del Producto Bruto Interno o el 40% de las reservas internacionales.

Calificadoras de riesgo. Son sociedades anónimas constituidas con el objetivo exclusivo de calificar valores mobiliarios y otros riesgos (bonos soberanos, empresas, etc.). Esta figura se introdujo en el mercado de capitales para que los inversores tengan información y herramientas para saber dónde invertir. Después de las PASO, la calificadora de riesgo Fitch bajó la nota de bonos del Estado argentino en dólares a largo plazo de “B” a “CCC” (la más segura es la AAA); debido a que están ejerciendo presión para que si hay un cambio de gobierno no se ponga en duda el cumplimiento del pago de los intereses al FMI.

Fondos de inversión y operadores financieros. Después del triunfo de Fernández en las Primarias, los ADR de acciones argentinas en Wall Street bajaron hasta un 60%. Específicamente un ADR es una acción no estadounidense que se negocia en mercados americanos. Para ser más concretos, es un título físico que representa un depósito de acciones de una empresa no estadounidense en una entidad financiera norteamericana. Muchas veces los ADR sirven de espejo a las cotizaciones de esas mismas empresas en el Merval. Si allí se desploman, acá también. Un drive (una noticia adversa que genera especulación) puede ser leído erróneamente y desplomar el índice argentino. Gobiernos que no están sustentados en el libre mercado no suelen ser vistos con buenos ojos para los fondos especulativos que andan rondando por el mundo.

Como vemos, que al ‘mercado’ no le gusten los resultados de las elecciones en la Argentina solo demuestra que muchas entidades financieras, fondos de cobertura y operadores están buscando maximizar sus ganancias, circular libremente los capitales y engordar con intereses muy suculentos. Que al mercado le guste tal o cual candidato nada tiene que ver con la situación social de los ciudadanos argentinos que ya lleva años siendo golpeada por la galopante inflación y la enorme pérdida de poder adquisitivo.