Como estaba previsto, Brunilda Rebolledo visitó el miércoles Barrio Intercultural para reunirse con vecinos que le presentaron reclamos sobre agua y energía eléctrica.

La intendenta se comprometió a avanzar para resolver los reclamos, teniendo como prioritaria la conexión a la red de agua potable, para lo que propuso una reunión con todas las partes intervinientes en un corto plazo.

Con relación a la obra del tendido eléctrico, acordó la devolución de los fondos por parte del Municipio, para que los vecinos puedan comprar los materiales y dar continuidad con mano de obra propia, según indicaron los vecinos que participaron de la reunión.

Con relación a la deuda que el Municipio debía saldar con el EPEN, no pudo explicar por qué no se había efectivizado, pero sí recordó el compromiso asumido para resolverla, de acuerdo a un comunicado difundido por los vecinos.

Los vecinos de Barrio Intercultural, en tanto, anunciaron que quedaron en estado de alerta “a la espera de que se cumplan los compromisos asumidos y poder trabajar en conjunto para la resolución de los problemas, como se ha hechos hasta ahora, con una activa participación” de la comunidad barrial.