El expresidente Fernando de la Rúa falleció durante la madrugada de este martes tras agravarse su estado de salud por una descomposición cardíaca renal.

De la Rúa, de 81 años, estaba internado desde el 28 de enero en el Sanatorio Fleming de la Ciudad de Buenos Aires debido a problemas cardiovasculares; allí fue sometido a una intervención quirúrgica y le colocaron tres stents, pasando varios días en terapia intensiva.

En las últimas horas, el estado de salud del expresidente había empeorado a raíz de una descompensación cardíaca y renal, falleciendo finalmente en horas de la madrugada de este martes.

El Gobierno Nacional declaró tres días de duelo pero no se suspendieron las celebraciones por el 203º aniversario de la Declaración de la Independencia, cuyos actos principales tienen lugar en Tucumán y en CABA.