El senador peronista Miguel Ángel Pichetto fue confirmado este martes como candidato a vicepresidente en la fórmula de Cambiemos, acompañando a Mauricio Macri.

El Gobierno Nacional colmó así las expectativas de cierta parte de la dirigencia oficialista que pedía a gritos la “pata peronista” en la alianza, con la que se busca atraer a un electorado no tan convencido de las bondades de otros cuatro años con Macri al frente del Ejecutivo Nacional.

Hasta ahora, Pichetto era un férreo defensor de la “tercera vía” para las próximas elecciones nacionales, con fórmula propia de Alternativa Federal, junto al salteño Juan Manuel Urtubey y al cordobés Juan Schiaretti.

Incluso tuvo durísimas palabras por el acercamiento al kirchnerismo –no confirmado todavía– de Sergio Massa, otro de los baluartes de AF, reafirmando su postura de sostener una fórmula federal que corriera en medio de la grieta Macri-Cristina.

Pero horas antes de ser confirmada su candidatura ya mostraba signos de acercamiento al macrismo: “No vuelvo al pasado. Con Macri la Argentina volvió al mundo. Un triunfo de Alberto Fernández y Cristina Fernández es la vuelta al pasado”, afirmaba luego de anunciar que, en un eventual balotaje, votaría al actual Presidente.