Por SOLANGE RIAL

Hace unas semanas, el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, aseguraba que “lo peor de la crisis ya pasó”. Pero ¿los números acompañan a esa frase? ¿Realmente lo peor ya pasó? Empecemos a desandar el camino de la realidad.

¿Tiene el Gobierno Nacional un buen sustento económico en el Banco Central? El 9 de abril, el Fondo Monetario Internacional envió a la Argentina su cuarto depósito por 10.835 millones de dólares; sin embargo, en tan solo un mes las reservas cayeron en 8.555 millones de la misma moneda.

Esto implica que el 80% de ese dinero ya desapareció de las arcas nacionales; la pregunta del millón es: ¿dónde está? El BCRA perdió esta semana 1.926 millones de dólares y la causa principal de la salida fueron los 1.600 millones que se pagó a los tenedores del Bonar 2024.

Pero vayamos al sector productivo: ¿las cosas están mejor? Esta semana el INDEC dio a conocer el indicador sintético de la actividad de la construcción (ISAC), que registró una baja de 12,3% respecto a igual mes del año anterior. Además, durante el primer trimestre de 2019 presenta una baja de 11,3% respecto al mismo periodo del año anterior.

La construcción, si bien agrupa muchos gremios, no refleja en su totalidad la industria. Así que podríamos ver otros indicadores que también fueron publicados esta semana. El Índice de producción industrial manufacturero, que incluye sectores como alimentos y bebidas, textiles, industria de impresión y papel, automotores, muebles, tecnología, producción de metal y producción de caucho y plástico, también está en contracción.

Según publicó el INDEC, en marzo de 2019 el IPI manufacturero registra una caída de 13,4% respecto a igual mes del año anterior. El primer trimestre de 2019 del índice serie original presenta una disminución de 11,1% respecto a igual período de 2018.

Con estos guarismos, entendemos que el BRCA está gastando los dólares en fuga de divisas y que la industria está en contracción; pero ¿qué pasará con la inflación? ¿Subirá el precio del dólar? Esta misma entidad publica un índice que se llama REM (Relevamiento de Expectativas de Mercado) que se confecciona en base a encuestas a analistas y economistas especializados, locales y extranjeros, sobre las expectativas macroeconómicas.

Este índice, que se dio a conocer a principio de mayo, arrojó que se espera que el dólar llegue a diciembre en 51,2 y que la inflación anual rondará el 40%, en el mejor de los casos.

Entonces, la pregunta que queda flotando en el aire es: ¿en qué se basó Dujovne para decir que lo peor ya pasó…?