Desde las 13.30 se produjo un apagón que dejó sin energía eléctrica a Junín y San Martín y otras localidades del sur neuquino, así como a Bariloche y buena parte de la región cordillerana de Río Negro.

Durante horas, ni el EPEN ni Transener –distribuidora mayorista de energía– se hicieron cargo del problema, manteniendo absoluto silencio sobre las causas del corte masivo que afectó a miles de usuarios. Mucho menos informaron sobre una eventual solución.

Recién a media tarde, la Cooperativa de Electricidad Bariloche (CEB) informó que el incendio en la zona de Collón Cura, a la vera de la ruta 237, había afectado líneas de alta tensión de 500 kV operadas por Transener, haciendo caer el suministro.

EDERSA, por su parte, deslindó responsabilidades al señalar que el corte general de energía se produjo “debido al foco de incendio que se generó bajo las dos líneas de alta tensión que opera la empresa de transporte Transener. Es decir, EDERSA como distribuidora de energía eléctrica no tiene injerencia en el problema que afectó a miles de vecinos de Río Negro y Neuquén”.

Como se recordará, el lunes por la tarde se produjo un evento similar que duró unas dos horas, durante las cuales San Martín y Junín de los Andes también estuvieron sin fluido eléctrico ni información sobre las causas del apagón.

Anuncios