Editorial Páginas de Espuma lanzó en febrero ‘La piel intrusa’, primer libro de cuentos de Yanina Rosenberg, que el año pasado obtuviera al premio Fundación El Libro.

La autora se ubica sin problemas en esta generación de escritoras que incluye a Samanta Schweblin y a Mariana Enríquez, por poner solo dos ejemplos, quienes exploran la literatura fantástica con medios clásicos pero desde una perspectiva contemporánea.

En los cuentos de Rosenberg la fantasía se entrevera sutilmente con una realidad frágil, distorsionada, que puede romperse en cualquier momento: cuando una madre reniegue de la maternidad, cuando lo monstruoso se confunda con lo doméstico o cuando un viaje apunte en todas las direcciones…

“Cuentos bizarros cuyo vuelo imaginativo nos lleva a explorar los inquietantes territorios de lo siniestro más cotidiano”, dijo Luisa Valenzuela sobre ‘La piel intrusa’; “intensos, perturbadores, poderosos”, agregó Guillermo Martínez; “nadie saldrá indemne de la lectura de ‘La piel intrusa’”, concluyó Daniel Divinsky.

Rosenberg (Buenos Aires en 1980) suele publicar sus obras de corto y profundo aliento en suplementos literarios y en diversas antologías. En 2016, su novela ‘Momento Estocolmo’ –a publicarse próximamente– fue premiada por el Fondo Nacional de las Artes.