Por SOLANGE RIAL

Como el 15 de marzo se celebró el Día del Consumidor, aprovechemos esta entrega para hablar del consumo inteligente. Para ello haremos una lista de “consejos” tanto para comprar en el mundo digital como para hacer compras en locales.

Compras online

  • El primer ítem es casi una verdad de Perogrullo que, como la mayoría, suele quedar en el olvido. Se debe leer la totalidad de la descripción del producto. Tamaño, uso, opciones de pago, de entrega, tiempo de demora, etc. Hay que asegurarse de que el producto o servicio sea tal cual lo necesitamos. Recomendamos hacer preguntas al vendedor.
  • Hay que asegurarse de que el vendedor sea confiable (al lado de la dirección te aparecerá un ícono que te indicará si es seguro). Para esto es necesario leer comentarios en blogs, en la misma web de la empresa, en las redes sociales que tenga o en páginas de intermediarios como Mercado Libre ver la “reputación”. Recomendamos ante la duda hablar con otros compradores.
  • Usar para el pago redes seguras de transacción. Se recomienda el uso de medios de una empresa que respalde su pedido y sea la encargada de recibir el dinero (por ejemplo, Mercado Pago o Paypal). En caso de tener un problema con el producto o recibirlo en condiciones no esperadas, se puede presentar una queja ante la empresa encargada de la transacción.
  • Es importante recordar que si la compra presenta inconvenientes, la protección de los usuarios en las compras por internet se rige por la misma ley de la Dirección Nacional de Defensa del Consumidor.
  • Por último, varios consejos juntos: guardá los datos de las empresas, leé las políticas de devolución de los productos, tené siempre una buena conexión de wifi, y la computadora libre de virus.

Compras en locales

  • Si vas a pagar con tarjeta de crédito, tomá nota. Verificá que la pasen por el posnet adelante tuyo y que cada vez que la pasen te den un ticket (aunque la hayan rechazado te lo tienen que dar); antes de firmar verificá que los montos sean los correctos y guardá siempre tus tickets.
  • Cuando vamos a comprar al supermercado siempre hay que fijarse en el precio por kilo o por litro para poder comparar precios (es el pequeño que está al costado o abajo del precio).
  • Mucho cuidado con las ofertas. Hay que leer muy bien la letra chica. Qué día está disponible, bajo qué conceptos, etc. Y muy importante: comparar precios en otros locales. A veces el 3×2 o el 2×1 sube el precio unitario.
  • Tampoco hay que dejarse llevar por el 50% en la segunda unidad (en la traducción solo estás pagando un 25% menos cada una). O en el 70% en la segunda unidad (en verdad es un descuento del 35% en los dos productos), pero vendido de ese modo parece más atractivo.
  • Parece un chiste pero hay que ir comido al supermercado. Tener hambre distorsiona lo que queremos comprar. Recomendamos hacer una lista para no desvirtuarse de la compra original. Los locales ponen más cómodos y cerca de nuestra mirada a los productos más caros. Siempre hay que revolver góndolas.
  • Fíjate en la fecha de caducidad. Cuando nos llevamos varios artículos de oferta hay que calcular si nos da tiempo a consumirlos antes de la fecha de vencimiento.
  • Recordá que si cumplís con las condiciones de compra estipuladas en la oferta, el vendedor está obligado a venderte ese producto.

Te recomiendo entrar a esta web: https://www.preciosclaros.gob.ar, donde podrás comparar precios de productos en comercios cercanos a tu domicilio.