La jueza federal de Zapala sobreseyó a todos los implicados en el juicio por la tragedia del camping Lolen, donde dos chicos murieron aplastados por un árbol.

El terrible suceso ocurrió el 1 de enero de 2016, cuando fallecieron Matías Mercanti, de 7 años, y Martina Sepúlveda, de 3, cuyas familias pasaban el primer día de aquel año en el camping ubicado en cercanías de Catritre, a orillas del Lago Lácar.

La magistrada Silvina Domínguez sobreseyó al jefe del Departamento de Conservación y Manejo, Juan Jones; al titular de Guardaparques, Diego Lucca; a la jefa de Uso Público del Parque Nacional Lanín, María Hileman; a los guardaparques Eduardo Marchiolli y Matías Encina y a los miembros de la Comuidad Curruhuinca Milena Cheuquepan y Juan Delgado.

En la resolución conocida este martes, la magistrada sostiene que los implicados no tuvieron forma de prever la caída del árbol que causó la muerte de los chicos y heridas en varias personas.

No obstante, en el juicio quedó demostrado que los implicados estaban obligados a realizar una revisión de los árboles previo al inicio de la temporada, con el objetivo de garantizar la seguridad de los visitantes al camping, por lo que la fiscal federal Karina Martínez Stagnaro apelará el fallo.

Anuncios